Fe 

10 razones por las cuales rezar el rosario es poderoso

¿Te han dicho que rezar el Rosario es poderoso? El Rosario puede parecer una oración simple y repetititva, pero lejos de esto es una oración poderosa a la Santísima Virgen María meditando la vida, pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

El Rosario, por decirle así, es como un mini-Evangelio en el sentido de que sus meditaciones comienzan cuando el Arcángel Gabriel visitó a la Virgen María, a través de la muerte y resurrección de Cristo.

Una persona no necesita ser católica para rezar esta oración, hay un número creciente de cristianos no católicos se están tomando esta maravillosa oración para su vida diaria. Tómese un momento y lea esta publicación, en oración, pidiéndole al Señor que lo guíe en su uso.

Rezar el Rosario es una oración que nos pide un pequeño sacrificio de nuestra parte, ya que puede ser demasiado fácil decir:

“Estoy cansado hoy, ¡rezaré el Rosario mañana!”

Cuando Nuestra Señora se apareció a los niños en Fátima, les dijo que le gustaría que cada uno de nosotros rezara el Rosario todos los días por la conversión de los pecadores y la paz en el mundo.

10 razones por las cuales rezar el rosario es poderoso

El Rosario es un arma poderosa contra toda asechanza del mal, contra el demonio y contra todas sus fuerzas demoníacas. ¿Pero te has detenido a descubrir por qué es así?

Aquí hay diez razones por las cuales rezar el Rosario es poderoso y cómo puedes usar esa oración más plenamente.

1. El Rosario Involucra tu voluntad

La voluntad humana es poderosa porque es compartir el poder de Dios, Quien nos da la voluntad de elegir hacer el bien o elegir hacer el mal, y esa voluntad, en sí misma, es un arma poderosa en el ámbito espiritual.

Es por eso que el demonio busca esclavizarnos e incapacitar nuestra voluntad mediante adicciones. Cuando nuestra voluntad se une a la voluntad de Dios a través de la oración, literalmente aprovechamos la fuente de poder de Dios.

2. Rezar el Rosario es algo físico

Dios nos ha dado cuerpos y almas. Los ángeles (y esto incluye a los demonios) son criaturas puramente espirituales. No tienen forma física y, por lo tanto, son inferiores a nosotros en esto.

Cuando rezamos el rosario usamos el cuerpo. Sostenemos los rosarios que incluyen un crucifijo. Si es posible, debemos adoptar una postura física intencional para la oración, ya sea caminando, arrodillado o sentado atentamente. Si es posible, también deberíamos usar otros sacramentales físicos como velas bendecidas, agua bendita, tal vez algunos inciensos y cuadros o estatuas sagradas.

Cuando usamos los aspectos físicos de la oración, estamos usando herramientas que tenemos y que el demonio no tiene.

3. Involucra nuestras funciones lingüísticas

Dios no solo nos ha dado cuerpos. Nos ha dado el discurso físico. Tenemos lenguas para alabarlo. Tenemos cuerdas vocales y aliento para hablar y cantar. El demonio no tiene los medios del habla física. Los animales no tienen habla física. Los humanos lo hacen.

Por eso debemos rezar el rosario en voz alta moviendo nuestros labios. Esto compromete nuestros cuerpos físicos y nuestro intelecto a través del cual podemos producir el habla.

4.- Rezar el Rosario involucra a nuestra imaginación.

La parte no verbal de nuestra mente se comunica a través de las imágenes. No solo pensamos con el lenguaje, sino que pensamos en imágenes.

Al demonio le gusta cautivar nuestra imaginación a través de imágenes pecaminosas. Estas imágenes pueden llegar a nosotros a través de Internet, televisión o cualquier estímulo visual, pero también quiere que nuestra imaginación se quede en imágenes que son destructivas. Por lo tanto, nuestra imaginación puede usarse para fantasías lujuriosas, imaginaciones violentas contra nuestros enemigos o disfrutar de recuerdos negativos.

Cuando meditamos en los misterios del rosario, involucramos ese canal de nuestra mente de una manera positiva y purificadora.

Meditar en los misterios, por lo tanto, limpia nuestra imaginación y compromete y usa la imaginación para promover la voluntad de Dios en lugar del mal.

5. El rosario ocupa la facilidad del lenguaje

Esto permite que la imaginación se limpie adecuadamente a través de la meditación, ayuda a cambiar al modo de imaginación.

Desafortunadamente, nuestras mentes suelen funcionar en un modo lingüístico: usa el habla y los conceptos del habla para pensar en problemas, pensar en el futuro, planificar lo que viene después, etc.

Al rezar el rosario, este canal de nuestra mente está ocupado y las puertas pueden abrirse a la imaginación y lo que yo llamo las partes “sublingüísticas” de nuestro ser.

6. Acceso al área Sub Lingüística

Gran parte de nuestro trabajo del alma se lleva a cabo en el ámbito de las emociones.

Las emociones no son lingüísticas ni imaginativas. Son solo emociones crudas. Setimos enojo, sentimos rabia, lujuria, dicha, paz…

Las verdaderas emociones son irracionales e inexplicables. El área emocional del alma es también el área donde tenemos nuestras experiencias fundamentales.

En el útero de la madre y en las etapas prelingüísticas de la vida, experimentamos la vida de manera irracional y emocional.

Mientras rezamos el rosario y el canal lingüístico está ocupado y el canal imaginativo está ocupado, el Espíritu Santo puede acceder a las experiencias sublingüísticas, profundas y crudas de nuestros primeros días. Si hay heridas y malos recuerdos emocionales, la Madre María puede sanarlos.

7. Se aplican los misterios sanadores

He escrito más sobre cómo funciona esto en mi libro Rezando el rosario por la sanación interior, pero es suficiente decir que al rezar el rosario, se abren los misterios del nacimiento, el ministerio, la pasión y la gloria de Cristo, y el Espíritu Santo los aplica a nuestras propias necesidades internas.

Donde hay impurezas, estas se purgan, donde hay malos recuerdos, estos pueden llegar a sanarse. Donde hay heridas, Jesús, el Médico de médicos y María, su tierna Madre consoladora, atienden nuestras necesidades.

8. El demonio odia el Santo Rosario

El demonio odia el santo rosario, odia a María, odia el Evangelio. El odia a Dios todopoderoso, odia a Cristo el Señor, odia la oración del Señor, dia el Ave María y sobre todo, el demonio te odia a ti porque eres fruto de la creación de Dios.

El demonio te odia cada vez que rezas el rosario, porque estás entrando en el territorio que él quiere reclamar como suyo. Él quiere controlar tu voluntad. Él quiere controlar todo lo que tú diceso. Él quiere controlar tu imaginación. Él quiere controlar tus emociones y tus primeros años de vida.

9. Al leer la Palabra se lucha contra el mal.

He escrito más sobre esto en mi segundo libro sobre el Rosario llamado “Rezando el rosario por la guerra espiritual”.

Aquí puedo decir que, de muchas maneras, los misterios del evangelio dan vida a la victoria de Jesucristo sobre el demonio y al rezar el rosario podemos aplicar esas victorias contra la obra de Satanás en el mundo.

10. Es accesible y fácil para todos

Lo increíblemente sorprendente del rosario es que Dios hace este trabajo de sanación muy profundo en las vidas personales de cada uno de nosotros y en el mundo de la manera más accesible y fácil.

No es necesario realizar largas sesiones de psicoanálisis o asesoramiento para la mayoría de las personas. En cambio, los hombres, mujeres, niños y niñas ordinarios pueden simplemente rezar el rosario.

Todas estas cosas buenas suceden incluso cuando no son conscientes de que están teniendo lugar estos aspectos profundos al rezar el rosario.

No importa quién lo haga, una anciana campesina o un profesor universitario inteligente, un niño pequeño o una madre ocupada. Miles de millones de católicos. Todos pueden rezar el rosario cada día.

¡Deja de quejarte y ponte a rezar!

POST RELACIONADOS

Leave a Comment