fbpx
Noticias 

Papa Francisco en Japón: un deseo que se hace realidad

Del 19 al 26 de noviembre próximos el Papa visitará Japón y el reino de Tailandia, ha sido invitado por las autoridades y obispos locales. Lo confirma en un comunicado la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

erá el segundo Papa que visitará Tailandia y Japón, después de Juan Pablo II. Del 19 al 26 de noviembre el Pontífice irá a estos dos países asiáticos invitado por las autoridades y obispos ocales.

Francisco partirá el próximo 19 de noviembre, a Tailandia, donde estará del 20 al 23, para luego ir a Japón y visitar Tokio, Nagasaki e Hiroshima del 23 al 26 noviembre. El programa completo será comunicado más adelante.

Un deseo que se hace realidad

«Con el tiempo surgió el deseo de ser misionero en Japón, donde los jesuitas siempre han hecho un trabajo muy importante». El cardenal Jorge Mario Bergoglio confía su sueño en el libro-entrevista “El Jesuita”.

Es el 2010. El arzobispo de Buenos Aires ve acercarse sus 75 años, una edad en la que se presenta la renuncia al cargo pastoral. Con los periodistas argentinos Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti, por lo tanto, acepta hacer un primer balance de su vida. Y recordando su juventud y el espíritu que lo anima cuando decide ingresar a la Compañía de Jesús, inmediatamente indica la importancia que la dimensión misionera tiene en su elección, una parte integral del ADN del ser jesuita. Un deseo que el joven Jorge Mario Bergoglio verá ahora hecho realidad en su próximo viaje apostólico, anunciado hoy, cuando se convertirá en peregrino, pero también en misionero en la Tierra del Sol Naciente, después de haberlo visitado en 1987.

Papa Francisco, Japón y la Iglesia en misión

Además, para los jesuitas, Japón siempre ha despertado una atracción especial desde que, en 1549, Francis Xavier pisó esta tierra. En los cinco siglos que siguieron a la primera misión, la Compañía de Jesús nunca abandonó, siempre atenta con una mirada privilegiada dirigida al pueblo y a la cultura japonesa.  Una atención que, si es posible, también se ha fortalecido en las últimas décadas, considerando que dos de los últimos prepósitos generales, Pedro Arrupe y Adolfo Nicolás, han vivido muchos años en Japón. Y sin olvidar el gran papel que jugó un jesuita, Giuseppe Pittau, en el diálogo cultural entre Japón y Occidente. Un esfuerzo de inculturación paciente, el de los jesuitas, que «no confía en el éxito rápido y los resultados inmediatos, porque Dios va a tres millas por hora, eso es según el ritmo del hombre», como señaló el padre Nicolás en un artículo de 2014 para La Civiltà Cattolica titulado «Viviendo la misión en Japón».

Pero, ¿qué de este país distante, además del que «pertenece» a todos los jesuitas, afectó personalmente al joven jesuita argentino que se convirtió en Papa? Él mismo da una respuesta cuando, en la homilía dada en Casa Santa Marta al comienzo de su pontificado, el 17 de abril de 2013, habla con admiración del testimonio ofrecido por la Iglesia japonesa, que permaneció viva a pesar de las persecuciones sufridas entre los siglos XVI y XVII.  Lo que más le impresionó al Papa es sobre todo la fuerza de los fieles laicos, los bautizados, que han permitido que la Iglesia supere la tormenta. Cuando los misioneros regresaron, recordó, encontraron «todas las comunidades en su lugar, todas bautizadas, todas catequizadas, todas casadas en la iglesia».

Una reflexión que dos años después se expande y se profundiza, al recibir la Conferencia de Obispos de Japón en su visita ad limina. El Papa habla del legado de la Iglesia en Japón, que se basa en dos pilares: los misioneros que, después de Francisco Xavier, «ofrecieron su vida al servicio del Evangelio y del pueblo japonés» y precisamente los «cristianos ocultos». Cuando todos los misioneros laicos y sacerdotes fueron expulsados ​​del país, Francisco observa que «la fe de la comunidad cristiana no se enfrió». De hecho, las brasas de fe que el Espíritu Santo encendió a través de la predicación de esos evangelizadores «permanecieron» a salvo gracias a la solicitud de los fieles laicos «. Por lo tanto, la Iglesia en Japón nos recuerda con su historia, problemática y abundante de bendiciones, historia que los cristianos son misioneros por naturaleza. «Discípulos y misioneros de Jesucristo», retomando el título del Documento de Aparecida, para el cual el Cardenal Bergoglio trabajó con tanto compromiso y pasión. Es esta Iglesia misionera, que evangeliza por atracción, lo que Francisco predica y atestigua desde el comienzo del pontificado y que en «su» Japón encuentra un terreno fructífero para la pequeña semilla de la Buena Nueva.

Fuente Vatican News.

POST RELACIONADOS

Deja un comentario