fbpx
Vida 

5 palabras que necesitas escuchar cuando sientes que has perdido la esperanza

La vida puede arrojarnos algunas bolas curvas, pero Dios nunca nos prometió una vida fácil. En el Evangelio de San Juan 16,33, Jesús claramente nos dice:

«En este mundo tendrás problemas. ¡Pero anímate! Yo he vencido al mundo»

Todos sabemos que esto es cierto, pero todavía duele cuando llegan los tiempos difíciles. Perdemos de vista la fortaleza de Dios dentro de nosotros y sentimos que el mundo se está derrumbando a nuestro alrededor.

Recientemente vi una entrevista a una joven viuda con cuatro hijos. Esta mujer acababa de perder a su esposo, un oficial de policía, en un terrible accidente dos meses atrás. No pude evitar mirar mientras ella describía los atributos favorables de su esposo con lágrimas en los ojos y una sonrisa en su rostro. Cuando Meredith le preguntó cómo estaba ella en estos días, la respuesta de esta mujer no fue en absoluto lo que esperaba, y siempre ha cambiado mi perspectiva.

Ella le dijo a la anfitriona que a ella y sus cuatro hijos les está yendo bien porque están viviendo una de las frases que su esposo frecuentemente les decía a todos.

Ella explicó que cada vez que alguien en la familia tenía problemas, se resistía al cambio, tenía una actitud o dudaba de su capacidad para hacer algo, su esposo los llamaba por su nombre y de manera sucinta y amorosa les decía esto:

«Tú puedes hacer cosas difíciles».

Aunque es extremadamente simple, creo firmemente que estas cinco palabras tienen el potencial de cambiar por completo la perspectiva. De hecho, esto es muy bíblico.

San Pablo, en su Carta a los Filipenses 4:13, afirma:

«Yo todo lo puedo en Cristo, quien me da fortaleza»

Y, desdel antiguo testamento, Deuteronomio 31,6 (uno de mis versículos favoritos), lo dice de esta manera:

«¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni tiemblen ante ellos. Porque el Señor, tu Dios, te acompaña, y Él no te abandonará ni te dejará desamparado».

Las «cosas difíciles» definitivamente se nos presentarán en nuestro matrimonio, con nuestros hijos, en nuestro trabajo y en cualquier otro lugar.

La forma en que manejamos constantemente esos momentos difíciles en nuestra vida a menudo define el curso que tomamos. Cuando nos acercamos a las circunstancias difíciles con una perseverancia muy firme, no hay NADA que pueda hacernos caer.

Todos podemos hacer cosas difíciles.

Como creyentes, debemos saber y CREER que Dios está con nosotros y que Él no nos abandonará, como aprendemos en Deuteronomio 31,6. Podemos hacer cosas difíciles.

Cuando tu matrimonio está en una depresión y no quieres seguir trabajando en eso. Puedes dirigirse a tu cónyuge y buscar un consejero que los ayude a comunicarse más eficazmente, abordar tus problemas y fortalecer tu matrimonio.

Tú puedes hacer cosas difíciles.

Cuando te han rechazado por un trabajo tras otro, y solo quieres renunciar a tus sueño. Sigue adelante, y NO te rindas.

Tú puedes hacer cosas difíciles.

Cuando esperaste y esperaste a que la agencia de adopción te llamara para un encuentro, y estás comenzando a desistir de tu deseo de adoptar. Quédense allí y sepan que llegará ese momento, y tendrán a ese niño precioso en sus brazos muy pronto.

Tú puedes hacer cosas difíciles.

Quizás estás en el mismo lugar que la joven viuda de la que hablé anteriormente. Has perdido a tu ser querido y no sabes cómo va a vivir otro día sin él o ella. Tienes que saber que tu vida no ha terminado. Dios todavía tiene grandes planes para ti, y verás a tu ser amado de nuevo.

Tú puedes hacer cosas difíciles.

Debemos persistir. Jamás debemos darnos por vencidos. Podemos hacer cosas difíciles.

Adaptación y traducción por Qriswell Quero, del artículo publicado en: Ashley Willis´s Blog, autor: Ashley Willis

POST RELACIONADOS

Deja un comentario