fbpx
Evangelio 

Evangelio del día Lunes 11 de Febrero

Lunes de la quinta semana del Tiempo Ordinario

Santo del día:
San Gregorio III.


† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 6,53-56.

Después de atravesar el lago, llegaron a Genesaret y atracaron allí.
Apenas desembarcaron, la gente reconoció en seguida a Jesús,
y comenzaron a recorrer toda la región para llevar en camilla a los enfermos, hasta el lugar donde sabían que él estaba.
En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades y poblados, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban curados.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Papa Francisco:

Desde el primer momento, cuando Dios eligió a nuestro Padre Abraham, Éñ ha caminado con su pueblo. Y esto se ve también con Jesús que hace un trabajo de artesano, de obrero.

A mí, la imagen que me viene es la del enfermero, de la enfermera en un hospital: sana las heridas una a una, pero con sus manos.

Dios se implica, se mete en nuestras miserias, se acerca a nuestras llagas y las sana con sus manos, y para tener manos se ha hecho hombre. Es un trabajo personal de Jesús.

Un hombre ha cometido el pecado, un hombre viene a curarlo. Cercanía. Dios no nos salva sólo por un decreto, una ley; nos salva con ternura, nos salva con caricias, nos salva con su vida, por nosotros.

[…] Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia. Cada uno de nosotros conoce sus miserias, las conoce bien. ¡Y abundan! Pero el desafío de Dios es vencer esto, sanar las llagas como ha hecho Jesús. Es más: hacer ese regalo sobreabundante de su amor, de su gracia. Y así, se comprende esa predilección de Jesús por los pecadores.

En el corazón de esta gente abundaba el pecado. Pero Él iba hacia ellos con esa sobreabundancia de gracia y de amor.

La gracia de Dios siempre vence, porque es Él mismo quien se entrega, quien se acerca, quien nos acaricia, quien nos sana.

Y por esto, quizá a alguno de nosotros no nos guste decir esto, pero aquellos que están más cerca del corazón de Jesús son los más pecadores, porque Él va a buscarlos, llama a todos: «¡Vengan, vengan!»… (Homilía en Santa Marta, 22 de octubre de 2013).

Oración de Sanación

Mi Dios, al despertar abro los ojos de mi conciencia y pienso en todas esas situaciones que tienen mi alma debilitada, llena de tristezas, preocupacionesy frustraciones.

Socórrome, ven en mi ayuda, dame tu consuelo, fortalece mi corazón y sana mis heridas. Lléname de esperanza de una vida nueva basada en tus promesas de amor.

Cuando viniste a este mundo, fueron muchos los enfermos y desvalidos que al tocarte sintieron esa poderosa fuerza que sanaba sus males y dolencias.

También yo acudo a Ti para mostrarte mis llagas y clamar por tu compasión. Ven con tu Palabra de poder, capaz de restituir todas las fuerzas de mi alma.

Tú eres el Médico de médicos, el que a todos sana y liberas de toda acción del mal. Confío en que cuidas de mí. Abro mi corazón a tu amor sanador.

Sé que, si dejo que reines en mi vida, todo irá mejor. Ven con tu luz a disipar las tinieblas que hay en mi interior y a expulsar mis cegueras espirituales.

Que no te siga solo con mis palabras, sino que, cada una de mis acciones, gestos y testimonio, hablen siempre de la bondad infinita de tu corazón.

Gracias por tenerme paciencia, por brindarme tus consuelos y porque en este momento me impulsas con fuerza a conquistar todas mis luchas. Amén

Propósito para hoy

Hoy voy a hacer algo especial por alguna persona queesté atravesando dificultades financieras sin esperar nada a cambio

Frase de reflexión

«Nosotros cristianos tenemos una Madre, la misma de Jesús; tenemos un Padre, el mismo de Jesús. ¡No somos huérfanos!» Papa Francisco.


POST RELACIONADOS