Opinión 

Obispo explica cómo la comunicación ayuda en el crecimiento del Rosario de los Hombres en Brasil

Constituida por 54 parroquias, esparcidas en 25 municipios de la región Centro-Oeste del estado de Minas Gerais, en Brasil, la Diócesis de Divinópolis se ha destacado por el crecimiento gradual de la devoción mariana por parte de los fieles. Hecho este que puede ser explicado por la existencia de los grupos de los Hijos de María, que rezan el rosario de los hombres toda semana.

Los encuentros ocurren en diversos municipios y en la sede del obispado, llegando a reunir un número extenso de hombres dispuestos a pedir bendiciones y agradecer las gracias alcanzadas por intercesión de Nuestra Señora, conforme testimonios concedidos por aquellos que fueron agraciados.

Acerca de este asunto, el obispo de la Diócesis de Divinópolis, Mons. José Carlos de Souza Campos, afirmó que el avance de estos grupos marianos fue tratado por el episcopado, a partir del testimonio del obispo referente en Brasil para el Rosario de los Hombres, el Arzobispo Metropolitano de Juiz de Fora, Mons. Gil Antônio Moreira.

“Nosotros percibimos que ese es un dato nuevo e interesante en este tiempo de la Iglesia en Brasil, de modo general. Las noticias que tenemos, e inclusive, en la última asamblea se habló de eso, Mons. Gil, Arzobispo de Juiz de Fora, que es el responsable nacional por los hombres del rosario, hizo una lectura, un diagnóstico panorámico y alentando para eso. Primero, por el aumento cada vez mayor de esta iniciativa. Después, por los frutos de ella”, dijo Mons. José Carlos.

Según el Obispo, el Rosario de los Hombres ha sido el espacio para fomentar la pertenencia a la Iglesia Católica, sobre todo de parte de los elementos masculinos. “Eso es un dato importante, a pesar de estar aquí en un nivel devocional. Y eso es muy propio de nuestra región minera. Si tomamos la Semana Santa, las grandes fiestas alrededor del Buen Jesús o las grandes fiestas de los santos más populares, percibimos que Minas Gerais es un granero abundante de devociones”, afirmó. “Y esa aquí, de los Hombres del Rosario, es una más, tiene su valor, que puede ser, como Mons. Gil decía, incrementada, mejorada, pulida, a fin de que esos hombres del rosario se inserten cada vez más como hombres de la Iglesia y de la comunidad”, agregó.

La segunda señal ligada a esa devoción, prosiguió el obispo de Divinópolis, es el hecho de las conversiones, en el sentido de que los hombres, en la experiencia de la fe, consiguen encontrar motivación para hacer cambios, y algunos de ellos significativos. “Hay conversiones ligadas al vicio, ligadas a una frialdad espiritual, conflictos familiares y domésticos que fueron enfrentados a partir de la experiencia de la fe. Hay noticias de que muchos de ellos vivieron o están viviendo esa experiencia de la conversión en aquello que ellos juzgaban ser incapaces de realizar solos. Y la experiencia de la fe y la devoción mariana los ha ayudado a hacer ese movimiento de cambio”.

Otro elemento importante para el crecimiento del Rosario de los Hombres es la fuerza unificadora del movimiento. “Percibimos que en muchos lugares hay tareas en las comunidades destinadas a los hombres del rosario. Ese grupo ya se tornó un grupo de trabajo, de misión, de servicio. Hay muchas tareas que, en la fiesta parroquial o en el dinamismo de la parroquia, están destinadas a este grupo. De hecho, hay ganancias humanas, espirituales, comunitarias. Tenemos que admitir que estamos delante de una experiencia que tiene su valor en este tiempo de la Iglesia”, completó.

El papel de los medios de comunicación

Mons. José Carlos también garantizó estar convencido de que la divulgación y el apoyo de los medios de comunicación ha tenido un papel determinante en el proceso de crecimiento de los grupos de los hombres de rezan, a través de las radios, televisión, diarios impresos, portales en internet, redes sociales y, principalmente, por los aparatos móviles.

“Hoy, para la materia religiosa, para el contenido religioso, es fundamental la ‘propaganda’, el anuncio, el mostrar, y aquí entran los medios de comunicación. Hoy, más que nunca, vivimos [en una época] en que, digamos, el oído funciona grandemente y los ojos funcionan grandemente. Entonces, es la cultura del audiovisual”, comentó.

El prelado ilustra además sus observaciones con ejemplos extraídos de nuestro cotidiano. “En la calle, usted está viendo que la gente está con el teléfono celular, con el smartphone, con el auricular en el oído. Hoy, la cultura de la imagen, inclusive, por vía del celular, está en alta”. Entonces, continuó, “se ha de constatar que los medios de comunicación tienen un poder grande de convencimiento, que viene por la divulgación”.

En la misma respuesta, Mons. José Carlos hace la siguiente pregunta: “¿por qué se esparció grandemente la cuestión de los hombres del rosario y otros segmentos de la Iglesia?”. La respuesta, en la opinión del religioso, se debe al trabajo que viene siendo hecho por los medios religiosos. “A veces es una comunidad pequeñita perdida en la Amazonía o en el nordeste, y por la vía del internet, la radio o la TV, supo de eso y quiso hacer allá un pequeño grupo de hombres. Es una iniciativa que ellos percibieron ser posible y viable después de haber oído o visto alguna cosa de eso”, analizó.

Por los medios digitales, el obispo asegura que hay gran posibilidad de convencimiento y divulgación, “de mostrar cómo se hace, cómo se reza el rosario”, pues “esa cultura de audiovisual hoy está universalizada, y prácticamente es móvil”, dijo. (LMI)

De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de la Diócesis de Divinópolis.

Por Gaudium Press.



POST RELACIONADOS

Deja un comentario