fbpx
Noticias 

Nace la ‘Athletica Vaticana’: primera asociación deportiva de la Santa Sede

El Vaticano podría comenzar a participar en competiciones deportivas internacionales y, tal vez en un futuro aún lejano, incluso en unos Juegos Olímpicos.

Así lo afirmó el Presidente de Athletica Vaticana, Mons. Melchor Sánchez de Toca, este jueves 10 de enero durante la presentación de esta primera asociación deportiva del Vaticano formada por empleados de la Santa Sede, entre los que hay sacerdotes, religiosos y laicos.

Mons. Sánchez de Toca dijo que la participación de la Santa Sede en unas Olimpiadas “no es un objetivo a corto plazo, ni tampoco a medio”, pero al mismo tiempo reconoció que “muchas veces soñamos con ver la bandera del Vaticano en el desfile de delegaciones de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos”.

En cambio, el Presidente de Athletica Vaticana sí ve más posible la participación “en aquellas citas deportivas que tienen un trasfondo cultural y simbólico”.

Como ejemplo, citó “los juegos de los pequeños estados europeos. Pequeños, estados, no pequeños países. Los estados europeos con menos de un millón de habitantes: Liechtenstein, Andorra, Malta, Islandia, Montenegro, San Marino, Mónaco”. “Incluso con alguna posibilidad concreta de podio”, aventuró.

Otra posible opción para la presencia internacional de los deportistas vaticanos es la participación en “los Juegos del Mediterráneo, que tienen una dimensión cultural de diálogo interreligioso, no solo deportiva, pero no cerramos ninguna puerta”.

De todos modos, afirmó que “estamos trabajando para reforzar y profundizar las relaciones entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Internacional”.

Dentro de ese proceso, citó como un importante paso la firma de un acuerdo entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Italiano. “Este acuerdo era necesario para dar la posibilidad a Athletica Vaticana y a otros entes deportivos que en el futuro puedan constituirse en el Vaticano, de afiliarse a la federación de la disciplina correspondiente en Italia”.

“Nos hemos inspirado en el acuerdo que se hizo con San Marino, aunque tiene características diferentes. Este acuerdo era necesario para salvar algunos aspectos derivados de la naturaleza peculiar de la Santa Sede, del Vaticano. Los dependientes vaticanos somos de muchas nacionalidades y esto ponía algunos problemas, y también otras cuestiones técnicas que el acuerdo ha solucionado”, señaló.

POST RELACIONADOS

Deja un comentario