Opinión 

Un nuevo Diciembre

Logra que este diciembre no sea un mes de agitación y consumismo, sino de sosiego interior, vida familiar y espiritualidad.

Es contradictorio que se celebre el nacimiento de Jesús sin paz, sin fe y sólo con migajas de amor.

Pon límites y no hagas gastos innecesarios porque Jesús no nació en un centro comercial, ni sus padres se endeudaron para recibirlo.

Me sorprende ver a muchos estresados y afanados en un mes que debería ser de calma y de amor. Es que la mayoría de las personas son como borreguitos que caminan al ritmo que les impone la sociedad de consumo. En estos días, dedica buen tiempo a orar y meditar, lee algo que te inspire y comparte mucho con los que amas.

Antes de que acabe el año cierra ciclos, sana heridas del alma, perdónate y perdona de corazón.

Navidad es que algo hermoso renazca en ti y que Dios sea tu amado y tu amigo, tu fuente de luz y paz. Sin eso todo se queda en adornos externos y en consumo.

 

Por Gonzalo Gallo.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment