fbpx
Fe 

Liturgia Día de Navidad

“Alegrémonos todos en el Señor, porque nuestro Salvador ha nacido. Hoy desde el cielo, ha descendido la luz y la paz sobre nosotros”

La persona designada encenderá TODAS las velas incluyendo la blanca del centro.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Bendición de la Corona

Te pedimos Señor, que como familia que somos, nos ilumines con tu luz y nos guíes con tu amor, para que nosotros, al igual que esta corona, podamos ser velas encendidas y que por medio de nuestras acciones, actitudes y servicios, iluminemos a todas las personas que nos rodean y al mismo tiempo que nos llenemos de la luz que ellas irradian.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos, Amén.

  • Monición Ambiental

En el portal de Belén nos ha nacido el Salvador, y así como la Sagrada Familia, que se reúne en un humilde pesebre, a darle calor y amor al Niño Jesús, nosotros como familia, recibámosle en nuestros hogares con corazón humilde y sencillo, rogándoles misericordia, fortaleza, fe, esperanza y caridad.

Luego sigue el responsorio, que puede ser leído por una persona asignada o por varias, la idea, como les recordamos, es que todos participen, desde el más grande hasta el más pequeño, no excluyamos a ningún miembro de la familia.

  • Responsorio

TODOS: Hoy nos ha nacido el Salvador. 

Cantemos al Señor un canto nuevo; que le cante al Señor toda la tierra; cantemos al Señor y bendigámosle. TODOS: Hoy nos ha nacido el Salvador.

Regocíjese todo ante el Señor; porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia y rectitud serán las normas con las que rija a todas las naciones.
TODOS: Hoy nos ha nacido el Salvador.

  • Monición de la Lectura

Dios  hecho  hombre  ha  querido  nuevamente  en esta Navidad, nacer para ti y por ti, con su corazón puro, santificado y lleno de amor. Recíbelo ábrele las puertas de tu corazón, con humildad y arrepentimiento y haz de tu vida una Navidad perdurable.

  • Lectura
    (Lucas 2, 6-14)

Cuando estaban en Belén, a María, le llegó el día en que debía tener a su hijo. Y dio a luz a su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en una pesebrera, porque no había para ellos lugar en la  sala  común.  En  la  región  había  pastores  que vivían en el campo y que por la noche se turnaban para cuidar a sus rebaños. El ángel del Señor se les apareció y los rodeó de claridad la gloria del Señor y fueron presa del temor. Pero el ángel les dijo: “No teman porque yo vengo a comunicarles una Buena Nueva  que  será  motivo  de  mucha  alegría  para todo pueblo. Hoy ha nacido para ustedes en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo Señor. En esto lo reconocerán. Hallarán a un niño envuelto en pañales y acostado en una pesebrera”. De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron en torno al ángel, y cantaban a Dios: “Gloria a Dios en lo más algo del cielo y en la tierra, gracias y paz a los hombres”.
Palabra del Señor.
TODOS: Gloria a ti Señor Jesús.

  • Reflexiones y plática en Navidad
  1. ¿Cómo podemos    dar    a    conocer    el nacimiento de Cristo a las personas que todavía no saben quién ha nacido para nosotros?
  2. ¿Cómo podemos llevar este mensaje de fe y de esperanza a los demás?
  3. ¿Cómo podemos nosotros; enseñar a los que no saben, el amor de Jesús y cómo pueden ellos darlo a los demás?
  • Oración Comunal

Llenos de alegría en nuestra fe, en esta noche santa nos unimos todos y oramos para que nuestras peticiones lleguen a Dios nuestro Señor.

Te  pedimos  Señor,  por  toda  nuestra  familia, par que esperemos con fe y recibamos con gozo en el corazón a Jesucristo.
Roguemos al Señor.
TODOS: Te rogamos Señor óyenos.

Señor, te pedimos por todos nosotros, tus hijos, que celebramos hoy con alegría el misterio de la Navidad, renazcamos a una nueva vida de justicia, de amor y de paz.
Roguemos al Señor.
TODOS: Te rogamos Señor óyenos.

Dios nuestro, te pedimos por nuestra familia, reunida hoy en esta fiesta, para que crezca en nosotros la fe y la esperanza en Jesús, Hijo de  Dios  y  Salvador  Nuestro,  que  viene  a buscar y salvar a los que estaban perdidos. Roguemos al Señor.
TODOS: Te rogamos Señor óyenos.

Te pedimos  Señor,  por  nuestra   familia,  por  los ausentes,  por nuestros  amigos,  por nosotros  aquí reunidos,   par   que   acogiéndonos   con   amor   y paciencia, vivamos la gran alegría de la Navidad.
Roguemos al Señor.
TODOS: Te rogamos Señor óyenos.

  • Compromiso Familiar y Personal 

Cada uno, por orden, tomará una pajita y de preferencia en voz alta, hará su compromiso con el Señor y como símbolo y representación de su promesa, depositará la pajita en el centro de la corona o de preferencia en el pesebre, así le vamos haciendo  su  camita  de  promesas  al  Niño  Jesús, para que repose en ellas cuando nazca.
El compromiso puede ser el de tratar de vivir con la luz de Cristo en nuestras vidas, llevar nuestra ayuda y nuestro amor al que lo necesita, vivir siempre bajo las enseñanzas de amor y de esperanza de Nuestro Señor.

Ahora encenderá su velita con la luz de la vela blanca de la corona. Esta permanecerá encendida hasta que todos hayan pasado, luego todos juntos abriendo nuestro corazón para los demás y para recibir a Cristo Salvador Nuestro, que hoy nació nuevamente para nosotros, rezamos la oración que Jesús nos enseñó: Padre nuestro, el Ave María y Gloria.
Apagamos nuestras velitas personales y nos damos un abrazo de paz.

  • Oración Final

Oh Dios, que has iluminado esta Noche Santa con el nacimiento de Cristo, la luz verdadera; concédenos gozar en el cielo del esplendor de su gloria a los que hemos experimentado la claridad de su presencia en la tierra. Concédenos el don de saber perdonar de corazón, ayúdanos a vivir con profundidad una vida llena de amor, que sepamos esperar confiadamente la llegada de tu Hijo, Nuestro Redentor. Que seamos capaces de llevar la paz a todos los lugares y personas que estén en nuestro camino y que lleguemos a conocer y a amar cada día más a tu Hijo, que vive y reina contigo.

Por Jesucristo Nuestro Señor.
AMÉN.

 

Laus Deo
Alabado sea Dios.

POST RELACIONADOS