Evangelio 

Evangelio del día Viernes 21 de Diciembre

Feria de Adviento: Semana antes de Navidad (21 dic.)

Santo del día: San Pedro Canisio, San Miqueas AT

 

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 1,39-45.

 
María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,
exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.
Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”.
 
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.
 

Reflexión del Papa Francisco

Tres palabras sintetizan la conducta de María: escucha, decisión y acción. Palabras que nos muestran también a nosotros un camino de lo que el Señor nos pide en la vida

María sabe escuchar a Dios. Pero atención, no es un simple oír, un oír superficial, sino una escucha basada en la atención, en la acogida, en estar disponible a Dios. No es la manera distraída con la que a veces nos presentamos ante el Señor o ante los demás: oímos las palabras pero realmente no las escuchamos.

María escucha también los hechos, lee los acontecimientos de su vida, observa la realidad concreta sin quedarse en la superficie de las cosas, va a lo profundo para comprender el significado.

Y esto también vale para nuestra vida, escuchar a Dios que nos habla y escuchar la realidad cotidiana, prestar atención a las personas y a los hechos porque el Señor está en la puerta de nuestra vida y llama de muchas formas, pone señales en nuestro camino y nos da la capacidad de verlas.

María y su firme decisión. María no se deja arrastrar por los acontecimientos, no evita la fatiga de la decisión. En la vida es difícil tomar decisiones, a menudo solemos aplazarlas, dejamos que otros decidan en nuestro lugar, preferimos dejarnos arrastrar por las situaciones, seguir la moda del momento; muchas veces sabemos qué es lo que debemos hacer, pero no tenemos el valor o nos parece muy difícil porque significa ir a contracorriente.

María va a contracorriente, ella escucha a Dios, medita e intenta entender la realidad y decide confiar totalmente en Dios.

María va pronto a la acción. María, a pesar de la dificultad, de las críticas que va a tener por su decisión … no se para ante nada. No tiene prisa, no se deja llevar por la situación, ni por los acontecimientos.

Pero cuando tiene claro qué es lo que Dios le está pidiendo, lo que debe hacer, no duda, no pospone, actúa rápidamente.

A veces nosotros nos detenemos en la escucha, en la reflexión de lo que debemos hacer, tal vez tenemos clara la decisión que debemos tomar, pero no damos el paso a la acción.

Y sobre todo no nos involucramos “rápidamente” para ofrecer nuestra ayuda a los demás, nuestra comprensión y nuestra caridad (Fiesta de la visitación de María a su prima Isabel, 01 de Junio de 2013)

Oración de Sanación

Señor, gracias por regalarme tu presencia poderosa que me hace sentir lleno de vida. Abro mi corazón a tu Palabra y permito la entrada de tu bendición.

Gracias por cómo vas trabajando poco a poco en mi alma, ajustándome a tu modo de expresar el amor y que me hace vivir el día en plenitud y confianza.

Eres mi escudo y mis fuerzas. Manifiéstate en mi vida, así como lo hiciste con María, tu Santa Madre, quien se dejó llevar por todas tus inspiraciones.

De María quiero aprender a ser dócil a tu Palabra, a vivir la escucha y la oración, dejarme guiar por tu luz y ser un servidor humilde y fiel.

Transforma mi corazón, que sea como el de María, quien sale de sí misma, de todos sus apegos, para servir a los que necesitan de tu Palabra sanadora.

Gracias por regalarme a una Madre tan digna de Ti, por su amor maternal. En ella puedo ver la mejor modelo de discípulo, siempre dócil, atenta y generosa.

Como María, yo también quiero decir: “Hágase en mí según tu Palabra”. Como ella quiero estar dispuesto a auxiliar al otro en la necesidad.

Gracias por dar fuerza a mi corazón a través del ejemplo de María, porque con sus actos de servicio, puedo encontrarme con la abundancia de tu amor. Amén

Propósito para hoy

Hoy, ofreceré al Señor una de mis comidas, pidiendo por tantas familias necesitadas que se irán a la cama sin comer por falta de pan.

Frase de reflexión

“Para que Jesús sea el centro de nuestra vida, es necesario ponernos en su presencia ante el Sagrario”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment