Evangelio 

Evangelio del día Lunes 29 de Octubre

Lunes de la trigésima semana del tiempo ordinario.
 
Santo del día: San Narciso de Jerusalén.

 

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 13, 10-17.

Un sábado, Jesús enseñaba en una sinagoga.
Había allí una mujer poseída de un espíritu, que la tenía enferma desde hacía dieciocho años. Estaba completamente encorvada y no podía enderezarse de ninguna manera.
Jesús, al verla, la llamó y le dijo: “Mujer, estás curada de tu enfermedad”,
y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios.
Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la multitud: “Los días de trabajo son seis; vengan durante esos días para hacerse curar, y no el sábado”.
El Señor le respondió: “¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no desata del pesebre a su buey o a su asno para llevarlo a beber?
Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?”.
Al oír estas palabras, todos sus adversarios se llenaron de confusión, pero la multitud se alegraba de las maravillas que él hacía.

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Jesús, cura y anima a ir adelante, pero esto desencadena la crítica de los doctores de la ley, porque la curación se produjo un día sábado. Una historia que también se produce tantas veces hoy.

“Un hombre, una mujer, que se siente enfermo en el alma, triste, que ha cometido tantas equivocaciones en la vida, en un determinado momento siente que las aguas se mueven, es el Espíritu Santo que mueve algo, o siente una palabra o… “¡Ah, yo querría ir!”… Y se arma de coraje y va.

Y cuántas veces hoy en las comunidades cristianas encuentra las puertas cerradas:

“Pero tú no puedes, no, tú no puedes. Te equivocaste aquí y no puedes. Si quieres venir, ven a la Misa el domingo, pero permanece ahí, y no hagas nada más”.

Y lo que hace el Espíritu Santo en el corazón de las personas, los cristianos con psicología de doctores de la ley lo destruyen.

A mí esto me causa dolor, la Iglesia tiene siempre las puertas abiertas. Es la casa de Jesús y Jesús recibe. Pero no sólo recibe, también va a encontrarse con la gente, así como fue a ver a éste.

Y si la gente está herida, ¿qué hace Jesús? ¿Le reprocha porque esté herida? No, viene y la lleva sobre sus hombros. Y esto se llama misericordia. Y cuando Dios reprocha a su pueblo – «Misericordia quiero, no sacrificios», habla de esto

¿Quién eres tú que cierras la puerta de tu corazón a un hombre, a una mujer que tiene ganas de mejorar, de volver a formar parte del pueblo de Dios, porque el Espíritu Santo ha agitado su corazón?.

[…] Pidamos hoy al Señor en la Misa por nosotros, por cada uno de nosotros y por toda la Iglesia, una conversión hacia Jesús, una conversión a Jesús, una conversión a la misericordia de Jesús. Y así la Ley quedará cumplida plenamente, porque la Ley es amar a Dios y al prójimo, como a nosotros mismos (Homilía en Santa Marta, 17 de marzo de 2015)

Oración de Sanación

Señor mío, me postro en este momento ante Ti para agradecerte, bendecirte y ensalzar tu Santo Nombre, por cada muestra de amor con las que has colmado mi vida.

Creo en Ti, en tus promesas y en tus designios. Quiero pedirte que me llenes de amor sincero para compartirlo a través de mis acciones y actitudes.

Tú conoces todo lo que no anda bien en mi corazón, por eso te lo entrego, para que me ayudes a apaciguar esas tormentas que lo descontrolan.

Ayúdame a vivir la caridad, porque cualquier día del año, siempre es un buen momento para hacer el bien y llenar las carencias espirituales de todos.

Ayúdame a mirar el corazón del otro con compasión, a descubrir sus dolencias, y con tus manos, a través de las mías, sanar sus heridas.

Padre amado, deseo tener un verdadero encuentro contigo, para que me des fuerzas y sentir que jamás estoy solo, que eres mi esperanza para siempre.

Lléname de amor. Apártame de las distracciones del mundo que no le hacen bien a mi alma. Quiero ser coherente y no ser obstáculo para los demás.

Cuento con tu gracia para avivar la llama de mi fe que me invita a dar lo mejor, con un corazón renovado en tu amor y purificado en tu verdad. Amén

Propósito para hoy

Voy a reparar un chisme o calumnia, alguna deshonestidad, que haya hecho, dedicando tiempo en predicar sobre los buenos valores con mi familia.

Frase de reflexión

“Si acumulas las riquezas como un tesoro te roban el alma”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment