fbpx
Entrevistas 

Cardenal Lacroix: «El Sínodo es una inyección de esperanza para el mundo y para la Iglesia»

El cardenal Cyprien Lacroix, arzobispo de Quebec, que se expresa en un perfecto español, cree que el Sínodo de los jóvenes va a ser «una inyección de esperanza», realza el «clima fraternal» que reina en él y asegura que «los jóvenes quieren una Iglesia más comprometida y más coherente».

¿Qué le ha parecido la canonización de monseñor Romero y Pablo VI?

Precioso. Y de los otros cinco. Tenemos siete nuevos modelos de santidad. Para nosotros Pablo VI es el más conocido, y después, en América, Oscar Arnulfo Romero. Son dos grandes figuras. Dos hombres que lo entregaron todo para Cristo. Cristo no exige mucho; lo exige todo, y estos dos lo dieron todo para avanzar el reino de Dios. Sufrieron, pero dejaron huellas increíbles.

El pueblo hizo santo a Romero inmediatamente; la Iglesia tardó un poco más.

Sí, porque había todo un contexto político alrededor, y hay que tomar el tiempo de bien discernir.

¿Espera que del Sínodo salgo algo positivo, algo bueno para la Iglesia y el mundo?

Ya lo es: una inyección de esperanza para el mundo y para la Iglesia. Y esa juventud, que ha preparado tan bien el terreno. Que ha puesto la mesa para crear un diálogo, realmente, a partir de la realidad de los jóvenes. Es extraordinario lo que estamos viviendo. El clima es fraternal, hay mucha alegría. Estamos hablando de las cosas reales de la vida, porque los jóvenes nos ayudan.

¿Y van a hacer lío?

Ojalá. Es lo que nos pide el Papa y los jóvenes, que quieren una Iglesia con un mayor compromiso y un testimonio más coherente.

¿Qué piensa del documento final?

Es un documento, en el que se abordna muchos temas. Queremos ofrecérselo al Papa, para que él pueda hacerlo suyo y redactar una exhortación que dé sentido a la pastoral con los jóvenes. Para que todos podamos seguir trabajando, pero mejor.

¿Cómo está la Iglesia de Quebec?

Está bien, en el sentido de que estamos buscando caminos para ser cada día más discípulos misioneros y comunidades misioneras. Estamos en este encuentro, en esta aventura, con mucho entusiasmo. Pero es exigente.

 

Por José M. Vidal | Religión Digital.

 

POST RELACIONADOS

Deja un comentario