Evangelio 

Evangelio del día Domingo 30 de Septiembre

 

Vigésimo sexto Domingo del tiempo ordinario.

Santo del día: San Jerónimo.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 9,38-43.45.47-48.

Juan le dijo a Jesús: “Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros”.
Pero Jesús les dijo: “No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí.
Y el que no está contra nosotros, está con nosotros.
Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.
Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar.
Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible.
Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena.
Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena,
donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Si tú no vives como cristiano, si no actúas como cristiano, si no piensas como cristiano y no sientes como cristiano, hay algo que no está bien. Hay una cierta incoherencia.

Todos nosotros cristianos estamos llamados a dar testimonio de Jesucristo. En cambio, los cristianos que viven ordinaria y comúnmente, con incoherencia, hacen mucho mal.

Jesús habló con fuerza contra el escándalo y dijo:

“El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, uno solo de estos hermanos y hermanas que tienen fe, más le valdría que le encajasen en le cuello una piedra de molino y le echasen al mar”.

En verdad, el cristiano incoherente hace mucho mal, y la imagen fuerte usada por Jesús es muy elocuente.

Por lo tanto, la vida del cristiano está en la senda de la coherencia, pero también tiene que vérselas con la tentación de no ser coherente y de dar tanto escándalo. Y el escándalo mata

Todos los cristianos han oído decir:

“Yo creo en Dios, pero no en la Iglesia, porque ustedes cristianos dicen una cosa y hacen otra”.

Son palabras que todos hemos escuchado: “yo creo en Dios, pero no en ustedes”. Y esto sucede precisamente por la incoherencia de los cristianos

Y para vivir con verdadera coherencia cristiana es necesaria la oración, porque la coherencia cristiana es un don de Dios. Es un don que debemos esforzarnos por pedir, diciendo:

“Señor, que yo sea coherente. Señor, que no escandalice nunca. Que sea una persona que piense como cristiano, que sienta como cristiano, que actúe como cristiano”.

Y ésta es la oración de hoy para todos nosotros: tenemos necesidad de coherencia. (Homilía en Santa Marta, 27 de febrero de 2014)

Oración de sanación

Señor mío, quiero confesarte que, aunque creo en Ti y en tu poder, tengo tantos vacíos en mi vida que a veces me llenan de mucho desánimo.

Quiero que hoy me ayudes a comprender que, estos vacíos, penas y heridas en mi corazón, solo pueden ser llenados por tu presencia viva y sanadora.

Quiero reconocerte siempre cómo mi única fuente de esperanzas. Sólo en Ti puedo disipar las angustias, miedos, dolores, preocupaciones y confusiones.

Sana mis heridas Señor. No permitas que malos pensamientos se adueñen de mi ser. Sé que soy una persona valiosa para Ti y eso debo asimilarlo.

Dame sabiduría y fortaleza para no dejarme vencer por los contratiempos que se me van a presentar en el cumplimiento de mis deberes cotidianos.

Mi mayor regalo ha sido tu amor. Ven, toca mi mente y mi corazón, que siempre esté dispuesto a dar lo mejor de mí. Lléname de alegría, de tu gozo.

Nada Señor, podrá separarme jamás de tu amor. Contigo sé que puede vencer todas las dificultades que se me presenten. Lléname de fuerzas.

Gracias por todas las bendiciones que en este momento estás derramando sobre mí. Te amo y confío en que nada me pasará si voy de tu mano. Amén.

Propósito para hoy

En la Santa Misa, durante el momento de la comunión, rezaré por la unidad de todas y cada una de las familias del mundo, en especial la mía.

Frase de reflexión

Es necesario construir la sociedad a la luz de las Bienaventuranzas, caminar hacia el Reino en la compañía de los últimos. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment