Espresso Espiritual 

Espresso Espiritual 21 de Agosto

Padre mío ayúdame a recordar, que no importa que oscura sea la noche, porque tú eres la luz de mi vida. A veces la vida es dura y trae consigo momentos de oscuridad. Pero no permitas que estos sufrimientos te quiten la alegría de creer en Dios. No le des poder al mal. Reprende toda emoción impura y oscura que contamina y perturba tu corazón. Llénate de la bondad infinita de Dios. Sólo Él es capaz de llenar todo vacío y restaurar lo que creías perdido ¡Confía en su poderoso auxilio!

”Gracias Dios, porque más que pedirte tengo que agradecerte, más que temer tengo que confiar, más que quejarme tengo que disfrutar, de lo que me has dado.”

 

Laus Deo
Alabado sea Dios.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment