Evangelio 

Evangelio del día Viernes 20 de Julio

Viernes de la decimoquinta semana del tiempo ordinario.

Santo del día: Beato Luigi Novarese.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 12, 1-8. 

Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas. 
Al ver esto, los fariseos le dijeron: “Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado”. 
Pero él les respondió: “¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, 
cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes? 
¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta? 
Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo. 
Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes. 
Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Jesús dice: “Yo soy el Señor, el Señor también del sábado”.

Jesús es el centro, es el Señor. Una definición que no entendemos bien, porque no es fácil de entender. Lo cierto es que Jesús es el Señor en cuanto que es Quien tiene el poder, la gloria, quien tiene la victoria. Es el único Señor.

[…] Jesús es el centro que nos regenera y nos funda en la fe. En cambio los fariseos ponían en el centro de su religiosidad muchos mandamientos. Y Jesús dice de ellos: Imponen cargas en la espalda de la gente. Si no está Jesús en el centro, hay otras cosas.

Los cristianos sin Cristo

En el día de hoy encontramos a muchos cristianos sin Cristo, sin Jesús.

  1. a) Por ejemplo, quienes tienen la enfermedad de los fariseos y son cristianos que ponen su fe y su religiosidad, su cristiandad, en muchos mandamientos: ¡Ah! Debo hacer esto, debo hacer lo otro. Cristianos de actitudes: o sea, que hacen cosas porque se tienen que hacer, pero en realidad no saben por qué lo hacen.

Pero ¿Jesús dónde está?. Un mandamiento es válido si viene de Jesús.

  1. b) Cristianos sin Cristo hay muchos, como los que buscan sólo devociones, muchas devociones, pero Jesús no está. ¡Y entonces te falta algo, hermano! Te falta Jesús. Si tus devociones te llevan a Jesús, entonces bien. Pero si te quedas ahí, entonces algo no marcha.
  2. c) Después está otro grupo de cristianos sin Cristo: los que buscan cosas un poco raras, un poco especiales, los que van detrás de las revelaciones privadas, mientras que la Revelación se concluyó con el Nuevo Testamento.

Estos cristianos tienen deseo de ir al espectáculo de la revelación, a oír cosas nuevas. Pero “¡toma el Evangelio!”.

  1. d) Entre los cristianos sin Cristo están también a los que se perfuman el alma, pero no tienen virtudes porque no tienen a Jesús.

¿Cuál es entonces la regla para ser cristiano con Cristo? ¿Y cuál es el signo de que una persona es un cristiano con Cristo? Se trata de una regla muy sencilla: es valido sólo lo que te lleva a Jesús, y sólo es válido lo que viene de Jesús.

Jesús es el centro, el Señor, como Él mismo dice. Así que si algo lleva o viene de Jesús, ve adelante; pero si no viene o no lleva a Jesús, entonces es un poco peligroso.

Es un signo sencillo el del ciego de nacimiento del que habla el Evangelio de Juan en el capítulo noveno. El Evangelio dice que se postró ante Él para adorar a Jesús.

Un hombre o una mujer que adora a Jesús es un cristiano con Jesús. Pero si tú no consigues adorar a Jesús, algo te falta. (Homilía en Santa Marta, 07 de octubre de 2014)

Oración de sanación

Señor, la mejor manera de agradarte es ser tan compasivo con los demás como Tú lo fuiste conmigo. Quiero que me moldees según tu Voluntad.

Que mi corazón se configure a tu amor. Tú eres el amigo que no cambia, el que no falla, el que abre canales de esperanza y rompes muros de apatías.

Gracias por tu compasión, por defenderme de quienes ponen la ley por encima del bienestar del alma. Gracias Padre bueno porque me hace sentir amado.

Líbrame del egoísmo, pues he pecado siendo indiferente a las necesidades del otro, anteponiendo una justicia terrenal antes que tu compasión.

Tú siempre me has tratado con grandeza de corazón, ¿no debería yo hacer lo mismo con los demás? Hazme vivir el gozo de ayudar y servirte de apoyo.

Mi Señor, tus promesas me consuelan. Por eso, no quiero encerrarme en mis propios planes y no interesarme en los que tienen hambre y sed de Ti.

Toca mi corazón, llénalo de tu fuerza, sánalo, libéralo del miedo y de las asperezas que no permiten ser el auxilio misericordioso de mis hermanos.

Cuento con tu poder que me impulsa a servir con amor. Jamás quiera mi mente y alma separarse de la alegría que proviene de tu sacratísimo corazón. Amén

Propósito para hoy

Revisar mi plan de vida para asegurar que la caridad y el servicio a los demás, por amor a Dios, sean las metas a alcanzar

Frase de reflexión

“Todos estamos llamados a la amistad con Jesús. No tengan miedo al amor del Señor”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment