Evangelio 

Evangelio del día Lunes 23 de Julio

Lunes de la decimosexta semana del tiempo ordinario

Santo del día: Santa Brígida de Suecia.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 12, 38-42. 

Entonces algunos escribas y fariseos le dijeron: “Maestro, queremos que nos hagas ver un signo”. 
Él les respondió: “Esta generación malvada y adúltera reclama un signo, pero no se le dará otro que el del profeta Jonás. 
Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez, así estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches. 
El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más que Jonás. 
El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra esta generación y la condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien que es más que Salomón.” 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

¿Cuál es el signo de Jonás? Jesús promete el signo de Jonás. ¿pero que tenían el profeta Jonás en su corazón?… él no quería ir a Nínive y huyó a España. Pensaba que tenía las ideas claras: “la doctrina es ésta, se debe creer esto. Si ellos son pecadores, que se las arreglen; yo no tengo que ver”

Este es el síndrome de Jonás. Y Jesús lo condena… Dios dice a Jonás: pobre gente, no distinguen la derecha de la izquierda, son ignorantes, pecadores. Pero Jonás continúa insistiendo: “ellos quieren justicia. Yo observo todos los mandamientos; ellos que se las arreglen”

He aquí el síndrome de Jonás, que golpea a quienes no tienen el celo por la conversión de la gente, buscan una santidad de tintorería, o sea, toda bella, bien hecha, pero sin el celo que nos lleva a predicar al Señor.

El Señor ante esta generación, enferma del síndrome de Jonás, promete el signo de Jonás. En la otra versión, la de Mateo, se dice: pero Jonás estuvo en la ballena tres noches y días… La referencia es a Jesús en el sepulcro, a su muerte y a su resurrección.

Y éste es el signo que Jesús promete: contra la hipocresía, contra esta actitud de religiosidad perfecta, contra esta actitud de un grupo de fariseos.

El signo que Jesús promete es su perdón a través de su muerte y de su resurrección. El signo que Jesús promete es su misericordia, la que ya pedía Dios desde hace tiempo: “misericordia quiero, y no sacrificios”. Así que el verdadero signo de Jonás es aquél que nos da la confianza de estar salvados por la sangre de Cristo.

Hay muchos cristianos que piensan que están salvados sólo por lo que hacen, por sus obras. Las obras son necesarias, pero son una consecuencia, una respuesta a ese amor misericordioso que nos salva. Las obras solas, sin este amor misericordioso, no son suficientes. (Homilía en Santa Marta, 14 de octubre de 2013)

Oración de sanación

Señor mío, acudo hoy a tu misericordia para que me llenes de tu paz que todo lo supera. Gracias por tu paciencia y tu compasión, quiero amarte más siempre.

Ayúdame a desprenderme de ese miedo que me perturba y no me deja avanzar. Sé que me amas y quieres que yo sea santo como Tú lo eres.

Tú eres la fuente de la vida. Quiero estar atento a tu presencia, reconocerte en los más débiles, que quieres manifestarte en ellos por misericordia y amor.

Me reconozco pecador, que fallo continuamente y que me dejo llevar por malas emociones. No sabes cuánto me arrepiento por alojar esos malos deseos en mí.

Confío en que, por las gracias de tu Espíritu, me libre de todo mal y pueda ser un mensajero de tu amor, un verdadero discípulo que propicia la conversión

Tú lo sabes todo Señor, tus Palabras es fuego y vida. Sabes cómo actuar en el corazón endurecido de los que te han vuelto la espalda. Ven y actúa en mi vida.

Vienes en mi defensa cuando el peligro me asecha. Aléjame de esos ambientes malsanos que no me favorecen ni me enriquecen y me llevan a la perdición.

No existe nadie tan grande como Tú. Que mi corazón siempre esté en actitud agradecida y confíe en tu providencia y en tu amor que todo lo sana. Amén.

Propósito para hoy

Al final del día, en un lugar apropiado, voy a hacer un acto sincero de contrición, pidiendo, agradeciendo y confiando en el gran amor y la misericordia de Dios

Frase de reflexión

“La cruz es el precio del amor verdadero. Señor, danos fuerza para aceptar nuestra cruz y cargar con ella”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment