Evangelio 

Evangelio del día Sábado 02 de Junio

Sábado de la octava semana del tiempo ordinario.

Santos del día: Santa Blandina, San Nicéforo de Constantinopla, San Guido de Acqui, Mártires de Lyon.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 11, 27-33. 

Y llegaron de nuevo a Jerusalén. Mientras Jesús caminaba por el Templo, los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos se acercaron a él 
y le dijeron: “¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿O quién te dio autoridad para hacerlo?”. 
Jesús les respondió: “Yo también quiero hacerles una sola pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas. 
Díganme: el bautismo de Juan, ¿venía del cielo o de los hombres?”. 
Ellos se hacían este razonamiento: “Si contestamos: ‘Del cielo’, él nos dirá: ‘¿Por qué no creyeron en él?’. 
¿Diremos entonces: “De los hombres’?”. Pero como temían al pueblo, porque todos consideraban que Juan había sido realmente un profeta, 
respondieron a Jesús: “No sabemos”. Y él les respondió: “Yo tampoco les diré con qué autoridad hago estas cosas”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

los jefes de los sacerdotes preguntan a Jesús con qué autoridad realizaba sus obras. Y explicó que se trata de una pregunta que pone de manifiesto el corazón hipócrita de aquella gente, puesto que a ellos no les interesaba la verdad, sino que sólo buscaban sus intereses, moviéndose según el viento.

Jesús nos enseña que el cristiano debe tener el corazón fuerte, el corazón firme, el corazón que crece sobre la roca, que es Cristo, y después, debe ir por el mudo con prudencia: “En este caso hago esto, pero…” Es el modo de ir, pero no se negocia el corazón, no se negocia la roca. La roca es Cristo, ¡no se negocia!.

Éste es el drama de la hipocresía de esta gente. Y Jesús no negociaba jamás su corazón de Hijo del Padre, sino que estaba tan abierto a la gente, buscando caminos para ayudar.

“Pero esto no se puede hacer; nuestra disciplina, ¡nuestra doctrina dice que no se puede hacer!” les decían ellos. “¿Por qué tus discípulos comen el trigo en el campo cuando caminan, el día sábado? No se puede hacer”. Eran tan rígidos en su disciplina.

Pido al Señor la gracia de que nuestro corazón sea sencillo, luminoso con la verdad que Él nos da, y así podremos ser amables, perdonador, ser comprensivos con los demás, de corazón amplio con la gente, misericordiosos.

Jamás condenar, jamás condenar. Si tú tienes ganas de condenar, condénate a ti mismo, que algún motivo tendrás, eh…

Pidamos al Señor esta gracia, que nos de esta luz interior, que nos convenza de que la roca es sólo Él y no tantas historias que nosotros hacemos como cosas importantes; y que Él nos diga, Él nos indique, el camino, que Él nos acompañe por el camino (Homilía en Santa Marta, 1 de noviembre de 2014)

Oración de sanación

Mi Señor, tu amor sanador un día se posó sobre mi corazón y vació en él tus dulces consuelos, llenándolo de esperanza y deseo por alcanzar la felicidad.

Me has demostrado a lo largo y ancho de toda tu historia de amor, que tu Palabra rebosa en autoridad celestial y que Ella es principio y fin de todo.

Tu mayor autoridad es tu generosidad, tu amor desmedido, tu perdón reconciliador que a todos nos ofreces para apaciguar nuestras tormentas.

Ven y adéntrate en lo profundo de mi ser y haz que yo siempre tenga un corazón limpio y puro para recibir esa sabiduría que viene de Ti.

Toca mi corazón con el aliento sagrado de tu Espíritu y dale fuerzas para que yo siempre esté dispuesto a amar con libertad, sin prejuicios y sin ataduras.

Confío en tu bendición y en tu amor que en este momento derramas sobre mí y que me libera de todo aquello que no me permite avanzar ni crecer.

Guía mis acciones y mis pensamientos para que tome las mejores decisiones de vida. Que mi primera opción siempre seas Tú sin acobardarme ante nada.

Gracias por hacerme feliz y por las oportunidades que hoy me darás para crecer y poder ejercer el servicio para el cual fui creado. Amén.

Propósito para hoy

Rezar hoy un padrenuestro en familia, invitando a comentar después, y de manera voluntaria, la experiencia de contar con todo lo que Dios nos provee cada día como un Padre Bueno

Frase de reflexión

“Jesús nunca está lejos de nosotros pecadores. Él quiere derramar sobre nosotros, sin medida, toda su misericordia”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment