Evangelio 

Evangelio del día Jueves 28 de Junio

Jueves de la duodécima semana del tiempo ordinario.

Santo del día: San Ireneo de Lyon.

 

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 7, 21-29. 

Jesús dijo a sus discípulos: 
“No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 
Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?’. 
Entonces yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal’. 
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. 
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. 
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. 
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande”. 
Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, 
porque él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Existen cristianos de apariencia solamente: personas que se maquillan de cristianos y en el momento de la prueba tienen solamente el maquillaje.

Y sabemos qué sucede a una mujer maquillada cuando va por la calle y comienza a llover y no tiene paraguas: todo se cae, las apariencias caen por los suelos.

La del maquillaje, por lo demás, es una tentación. Por ello no es suficiente decir soy cristiano, Señor para serlo verdaderamente.

Es Jesús mismo quien dice que no basta repetir: “Señor,Señor” para entrar en su reino. Se necesita cumplir la voluntad del Padre y poner en práctica la Palabra. He aquí, por lo tanto, la diferencia entre el cristiano coherente y el cristiano sólo de apariencia.

Por lo demás, es claro cómo nos ama el Señor. Ante todo, un cristiano de vida está fundado sobre la roca. Por lo demás, Pablo lo dice claramente cuando habla del agua que salía de la roca en el desierto: la roca era Cristo, la roca es Cristo.

Por lo tanto, lo único que cuenta es estar fundado solamente en la persona de Jesús, en el seguimiento de Jesús, por el camino de Jesús.

Muchas veces me encontré con gente no mala, gente buena, pero que es víctima de esta manía de la cristiandad de las apariencias. Gente que de sí misma dice:

“Soy de una familia muy católica; soy miembro de esa asociación y también bienhechor de aquella otra”.

Pero, la verdadera pregunta que hay que plantear a estas personas es:

“Dime, ¿tu vida está fundada en Jesús? ¿Dónde está tu esperanza? ¿en esa roca o en estas pertenencias?”.

Por eso la importancia de estar fundado sobre la roca. Por lo demás, hemos visto a muchos cristianos de apariencias que caen ante la primera tentación, o sea, ante la lluvia.

En efecto, cuando los ríos se desbordan, cuando los vientos soplan, las tentaciones y las pruebas de la vida, un cristiano de apariencia cae, porque allí no hay fundamento, no hay roca, no está Cristo.

Por otro lado, en cambio, están los numerosos santos que tenemos en el pueblo de Dios, no necesariamente canonizados, pero santos, muchos hombres y mujeres que realizan su vida en Cristo, que ponen en práctica los mandamientos, ponen en práctica el amor de Jesús. Muchos (Homilía en Santa Marta, 4 de diciembre de 2014)

Oración de Sanación

Señor, gracias porque al sentir tu presencia me invistas a transformar mi vida en acciones que reflejen tu generoso perdón y tu compasión por todos.

Tú conoces mis debilidades. Dame la gracia de ser fuerte en el camino y lléname de tu bendición para vivir centrado en esa Roca sólida que eres Tú.

Ayúdame a ser coherente con mi vida de fe. No puedo llamarme cristiano si voy por el mundo desentendiéndome de los marginados y los que sufren.

Es fácil decir “Señor, Señor”, pero hacer tu voluntad como la hizo María y tus amados discípulos, ¡eso sí que cuesta! Que mis miedos no me paralicen.

Quiero darte ese Sí Definitivo que abra mi conciencia para buscar siempre la santidad y responder con amor en toda situación. Prepara mi alma y corazón.

Sé que debo trabajar duro por lo que quiero para poseer las maravillas de tu Reino. Blíndame con tu amor para que nunca haga lo que no te agrada.

Que el timón de mi vida, sea tomado por la fuerza del Espíritu Santo y haga que mi rumbo permanezca fijo hacia la dulce esperanza de tus consuelos.

Limpia este corazón vagabundo de las malas emociones, llénalo de tu pureza divina para que te ame con una entrega profunda, pasión y servicio. Amén

Propósito para hoy

En tu almuerzo, sea en tu trabajo o en tu casa, habla sólo de las cosas buenas que nos ha dado Dios.

Frase de reflexión

“Quien se dice cristiano no puede permanecer indiferente a las necesidades de los demás”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment