Noticias 

Ángelus del Papa: Confiar en la acción tenue pero poderosa de Dios

En su alocución previa al rezo mariano del Ángelus, el Santo Padre recordó que “dentro de los pliegues de eventos personales y sociales que a veces parecen marcar el naufragio de la esperanza, debemos permanecer confiados en la acción tenue pero poderosa de Dios”.

Por eso, dice el Papa, en los momentos de oscuridad y dificultad, no debemos sentirnos abatidos, sino permanecer anclados en la fidelidad de Dios, en su presencia que siempre salva. Recuerden esto: Dios siempre salva, el Salvador.

Jesús compara el Reino de Dios a un granito de mostaza. Es una semilla muy pequeña, pero se desarrolla tanto que se convierte en la más grande de todas las plantas en el huerto: un crecimiento impredecible, sorprendente. No es fácil para nosotros entrar en esta lógica de la imprevisibilidad de Dios y aceptarla en nuestras vidas. Pero hoy el Señor nos exhorta a una actitud de fe que supera nuestros proyectos, nuestros cálculos, nuestras previsiones.

Es una invitación para abrirnos con más generosidad a los planes de Dios, ya sea a nivel personal como comunitario. En nuestras comunidades debemos prestar atención a las pequeñas y grandes oportunidades de bondad que el Señor nos ofrece, dejándonos involucrar en su dinámica de amor, de bienvenida y de misericordia para con todos nosotros.

Este miércoles 20 se celebra el Día Mundial del Refugiado, una efeméride que, como ha recordado el Papa este domingo en el ángelus, cae este año en medio de negociaciones sobre un pacto global por una migración segura. “Espero que los Estados involucrados en estos procesos lleguen a un acuerdo para garantizar con responsabilidad y humanidad la asistencia y protección de aquellos obligados a abandonar su país”, ha rezado Francisco, el mismo día en que han llegado a España los migrantes del Aquarius.

Algunas frases de la catequesis del Papa

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el pasaje del Evangelio de hoy, Jesús habla a las multitudes del Reino de Dios y los dinamismos de su crecimiento

El Reino de Dios es semejante al misterioso crecimiento de la semilla, que está tirada en el suelo y luego germina, crece y produce

Es, en su crecer y brotar en la historia, no tanto una obra del hombre, sino que es una expresión del poder y la bondad de Dios

A veces la historia, con sus eventos y sus protagonistas, parece ir en dirección opuesta al plan del Padre celestial

Pero estamos llamados a vivir estos períodos como temporadas de prueba, esperanzados y expectantes de la cosecha

Dentro de los pliegues de eventos personales y sociales que a veces parecen marcar la ruina de la esperanza, debemos seguir confiando en la actuación de Dios

En los momentos de duda y dificultad no debemos dejarnos caer hacia abajo, sino permanecer anclados a la fidelidad de Dios

Recordad esto: Dios siempre salva. Él es el Salvador

Jesús compara el Reino de Dios con una semilla de mostaza. Es una semilla muy pequeña, pero se desarrolla tanto que se convierte en la más grande de todas las plantas

No es fácil para nosotros entrar en esta lógica de la imprevisibilidad de Dios y aceptarla en nuestras vidas

El Señor nos exhorta a una actitud de fe que supere nuestros planes, nuestros cálculos, nuestros pronósticos

Dios es el Dios de las sorpresas. El Señor siempre nos sorprende

Es una invitación a abrirnos más generosamente a los planes de Dios, tanto a nivel personal como comunitario

La autenticidad de la misión de la Iglesia no viene dada por el éxito o satisfacción por los resultados, sino por el seguir adelante con el valor de la confianza y abandono a Dios en humildad

Es la conciencia de ser instrumento pequeño y débil, que en las manos de Dios y con su gracia puede lograr grandes obras, el avance de su Reino que es “justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”

 

Fuente Vatican News | Religión Digital.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment