Evangelio 

Evangelio del día Sábado 19 de Mayo

Sábado de la séptima semana de Pascua.

Santos del día: San Ivo, Santa María Bernarda Bütler.

† Lectura del santo Evangelio según San Juan 21, 20-25. 

Pedro, volviéndose, vio que lo seguía el discípulo al que Jesús amaba, el mismo que durante la Cena se había reclinado sobre Jesús y le había preguntado: “Señor, ¿quién es el que te va a entregar?”. 
Cuando Pedro lo vio, preguntó a Jesús: “Señor, ¿y qué será de este?”. 
Jesús le respondió: “Si yo quiero que él quede hasta mi venida, ¿qué te importa? Tú sígueme”. 
Entonces se divulgó entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría, pero Jesús no había dicho a Pedro: “Él no morirá”, sino: “Si yo quiero que él quede hasta mi venida, ¿qué te importa?”. 
Este mismo discípulo es el que da testimonio de estas cosas y el que las ha escrito, y sabemos que su testimonio es verdadero. 
Jesús hizo también muchas otras cosas. Si se las relata detalladamente, pienso que no bastaría todo el mundo para contener los libros que se escribirían. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

El amor de Jesús debe ser suficiente para Pedro. Él no debe ceder a la tentación de la curiosidad, de la envidia, como cuando, al ver a Juan cerca, preguntó a Jesús: “Señor, ¿y qué será de éste?”. Pero Jesús, a estas tentaciones, le respondió: “¿A ti qué te importa? Tú, sígueme”

Esta experiencia de Pedro es un mensaje importante también para nosotros… El Señor nos repite hoy, a mí, a ustedes y a todos los Pastores: Sígueme.

No pierdas tiempo en preguntas o chismes inútiles; no te entretengas en lo secundario, sino mira a lo esencial y sígueme.

Sígueme a pesar de las dificultades. Sígueme en la predicación del Evangelio.

Sígueme en el testimonio de una vida que corresponda al don de la gracia del Bautismo y la Ordenación.

Sígueme en el hablar de mí a aquellos con los que vives, día tras día, en el esfuerzo del trabajo, del diálogo y de la amistad.

Sígueme en el anuncio del Evangelio a todos, especialmente a los últimos, para que a nadie le falte la Palabra de vida, que libera de todo miedo y da confianza en la fidelidad de Dios. ¡Tú sígueme!. (Homilía en Santa Marta, 29 de junio de 2014)

Oración de sanación

Mi Señor, gracias porque en cada despertar descubro el milagro de la vida y mis ojos se abren a tus bendiciones y a tu presencia que todo lo rodea.

Necesito que vengas e intervengas en mi vida para que me des tu sanación de todas esas emociones dañinas que se han anidado en mi corazón.

Ayúdame a ser obediente y seguir tus pasos sin importarme nada más que tu amor y hacer tu voluntad, fortaleciendo en los retos que se me presenten.

Sólo Tú llenas de paz mi corazón y me enseñas el verdadero propósito de mi vida, cubriendo mis necesidades y ayudándome a construir mi felicidad.

Levanta tu mano poderosa sobre mí y dame la fuerza para hacer frente a las adversidades, abriéndome paso a tus maravillosas experiencias de amor.

Te amo Señor, sé que me proteges y animas a mi corazón a resistir a las tentaciones de la carne para no sucumbir y perderme en los malos caminos.

Gracias por tu apoyo, por tenerme en cuenta a pesar de mis debilidades. Tú nunca fallas y sabes que no quiero decepcionarte en esta misión de vida.

Ayúdame a estar libre de vicios y ataduras, a dejar atrás todo aquello que me arrastra al pecado y me separa de Ti. Te amo. Gracias por tu confianza. Amén

Propósito para hoy

Revisar mi plan de vida para asegurar que la caridad y el servicio a los demás, por amor a Dios, sean las metas a alcanzar.

Frase de reflexión

“A veces sabemos lo que debemos hacer, pero nos falta el ánimo. Aprendamos de María saber decidirnos, con la confianza puesta en Dios”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment