Evangelio 

Evangelio del día Martes 22 de Mayo

Martes de la séptima semana del tiempo ordinario.

Santo del día: Santa Rita de Cascia.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 9, 30-37. 

Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera, 
porque enseñaba y les decía: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará”. 
Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas. 
Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: “¿De qué hablaban en el camino?”. 
Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande. 
Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: “El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos”. 
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: 
“El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Las divisiones entre los cristianos hieren a la Iglesia y a Cristo. Jesús deseaba que sus discípulos estuvieran unidos en su amor.

Ya en ese tiempo, esa unidad peligraba y Jesús exhortó a sus discípulos a hablar con unanimidad para que no hubiera divisiones entre ellos y estuvieran en perfecta unión en el pensamiento y el sentimiento.

El demonio, durante toda la historia, ha tentado a la Iglesia intentando dividirla y de cómo por desgracia, la Iglesia ha estado marcada por graves y dolorosas divisiones que a veces han durado mucho tiempo, llegando hasta nuestros días, por lo que resulta difícil reconstruir todas las motivaciones y sobre todo encontrar posibles soluciones.

Detrás de todas estas heridas se encuentran siempre la soberbia y el egoísmo que son la causa del desacuerdo y nos hacen intolerantes e incapaces de escuchar y de aceptar a quienes tienen una visión o una posición diferente a la nuestra.

Ante todo esto ¿hay algo que cada uno de nosotros como miembros de la Santa Madre Iglesia podamos y debamos hacer? Sin duda no debe faltar la oración

Y junto a la oración, el Señor nos pide una renovada apertura: nos pide que no nos cerremos al diálogo y al encuentro; es más, que acojamos todo lo válido y positivo que nos ofrecen incluso aquellos que no piensan como nosotros… Nos pide que no nos centremos en lo que nos divide sino en lo que nos une…

[…] Todos caminamos juntos, estamos en camino, ¡ayudémonos los unos a los otros!… Recibamos la comunión en el camino. Esto se llama ecumenismo espiritual: recorrer el camino de la vida todos juntos en nuestra fe, en Jesucristo el Señor´´. (Reflexión antes del rezo del ángelus, 14 de julio de 2014)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias por la vida y por acompañarme en todas mis situaciones de vida. Gracias por venir con poder a mi corazón sanándolo con tu esperanza.

Quiero permanecer aferrado a tu amor en las pruebas a las que voy siendo sometido en la vida. Si Ti no puedo seguir adelante ni encontraré soluciones.

Me insistes en que centre mi vida en el amor y el perdón para permanecer a tu lado y recibir todas las maravillas que el Padre tiene para todos sus hijos.

Sé que mi Padre tiene un amor compasivo hacia mí que no se agota nunca, un amor que rebosa de felicidad con una ternura envolvente e inimaginable.

Tus mandamientos deben ser la brújula de mis acciones, mis principios de vida y debo aplicarlos correctamente en todos los ambientes que me rodean.

Quiero que Tú, el Padre y el Espíritu Santo, vengan a mí y me den la fuerza necesaria para vencer mis miedos y superar así todas mis heridas pasadas.

Mi Dios, te ruego que te sumerjas en las profundidades de mi corazón para que lo alivies de todo sentimiento negativo para poder adorarte a plenitud.

Eres mi escudo, quien me llena mi camino de victorias. Confío en que tu amor me cubre y hace presencia todos los días en mí y en los míos. Amén.

Propósito para hoy

En algún momento del día, buscaré un sitio silencioso y entablaré un diálogo con Jesús para encomedar a mis familiares más alejados de la fe a su divina presencia.

Frase de reflexión

“¿Cómo ser felices en el matrimonio? Unidos en el Señor, que hace siempre nuevo el amor y más fuerte que ninguna dificultad”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment