Evangelio 

Evangelio del día Jueves 03 de Mayo

Fiesta de san Felipe y Santiago, apóstoles.

Santo del día: Santiago Apóstol.

† Lectura del santo Evangelio según San Juan 14, 6-14. 

Jesús dijo a Tomás: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí. 
Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. 
Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. 
Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: ‘Muéstranos al Padre’? 
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. 
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. 
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.”
Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 
Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.”

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Cuando uno de los discípulos de Jesús le preguntó: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”, el Maestro respondió: “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

La invitación del Señor a encontrarse con Él se dirige a cada uno de ustedes, en cualquier lugar o situación en que se encuentre. Basta tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso.

No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él. (Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 3)

Queridos jóvenes, el Señor quiere encontrarse con nosotros, quiere dejarnos “ver” su rostro. Me preguntarán: “Pero, ¿cómo?”. También Santa Teresa de Ávila, desde pequeña decía a sus padres: “Quiero ver a Dios”. Después, ella descubrió el camino de la oración, que describió como tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.

Por eso, yo les pregunto: ¿rezan? ¿Saben que pueden hablar con Jesús, con el Padre, con el Espíritu Santo, como se habla con un amigo? Y no un amigo cualquiera, sino el mejor amigo, el amigo de más confianza.

Prueben a hacerlo, con sencillez. Descubrirán lo que un campesino de Ars decía a su santo Cura: “Cuando estoy rezando ante el Sagrario, yo le miro y Él me mira”.(Mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud 2015).

Todos somos pecadores, necesitados de ser purificados por el Señor. Pero basta dar un pequeño paso hacia Jesús para descubrir que Él nos espera siempre con los brazos abiertos, sobre todo en el Sacramento de la Reconciliación, ocasión privilegiada para encontrar la misericordia divina que purifica y recrea nuestros corazones. (Homilía en Santa Marta. 17 de febrero de 2015)

Oración de Sanación

Señor, gracias por permitir que en este momento te abra mi corazón y la profundidad de mi alma para saber captar tu mensaje de amor y de paz.

Me has asegurado que allá en el Cielo vas a prepararme un lugar junto a Ti, pues Tú sigues creyendo en mí, confiando en todo lo que puedo hacer por Ti.

Tú bajaste de tu Trono divino para servirme en el amor y mostrarme que, por el camino de la humildad y el servicio, es por donde encontraré la salvación.

Tú, el Dios de todo lo que existe, el que todo lo puede, que todo lo hace en un abrir y cerrar de ojos, me aseguras tu ayuda para alcanzar la eternidad.

Mi Dios, quiero comprender con el corazón y no con la razón. No permitas que nadie me robe la sonrisa de estar a tu lado y sentirme protegido.

Ayúdame a esforzarme en ocupar esa habitación que has querido guardarme en el Cielo y darle sentido a esta historia de amor que me has regalado.

Gracias mi Dios, gracias por escucharme. No permitas que me contagie del egoísmo y la indiferencia de este mundo y me hagan desviar de esta meta.

Dame tu fuerza, Oh Señor, y ayúdame a salir victorioso en cada batalla que libre. Confío en Ti, en tu Palabra de fuerza, en tu promesa de amor. Amén

Propósito para hoy

Además de encomendarlos especialmente en la celebración de la Eucaristía, hacer un pequeño sacrificio, en una de las comidas del día de hoy, por los emigrantes y los marginados

Frase de reflexión

“El cuidado de la creación no es sólo un mandato divino al principio de la historia; es también para nosotros, es parte del proyecto de Dios”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment