Evangelio 

Evangelio del día Viernes 02 de Marzo

Viernes de la segunda semana de Cuaresma.

Santo del día: Beato Carlos Bono.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 21,33-43.45-46. 

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: 
«Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. 
Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos. 
Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon. 
El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera. 
Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: “Respetarán a mi hijo”. 
Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: “Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia”. 
Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron. 
Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?». 
Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo.» 
Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos? 
Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.» 
Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos. 
Entonces buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti Señor, Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

La parábola, sin embargo, nos habla de otra figura, de los que quieren tomar posesión de la viña y han perdido la relación con el Dueño de la viña.

Un Dueño que nos ha llamado con amor, nos protege, pero luego nos da la libertad. Estas personas sienten que son fuertes, se sienten autónomos ante Dios.

Éstos, lentamente, se mueven en esa autonomía, la autonomía en su relación con Dios:

“No necesitamos de aquel Dueño, ¡Que no venga a molestarnos!”

Y seguimos adelante con esto. ¡Estos son los corruptos! Los que eran pecadores como todos nosotros, pero que han dado un paso hacia adelante, como si se hubieran consolidado en su pecado: ¡no necesitan a Dios!

Esto parece, porque en su código genético tienen esta relación con Dios. Y como aquello no se puede negar, hacen un dios especial: ellos mismos son dios. Son corruptos.

Esto es un peligro también para nosotros. En las comunidades cristianas los corruptos solo piensan en su propio grupo: “Bueno, bueno. Es uno de los nuestros” – piensan – pero, en realidad, “son ellos para sí mismos”.

Judas empezó: de pecador avaro terminó en la corrupción. El camino de la autonomía es un camino peligroso: los corruptos son grandes desmemoriados, han olvidado este amor, con el cual el Señor ha plantado la viña, ¡los ha hecho a ellos! ¡Han cortado la relación con este amor! Y ellos se convierten en adoradores de sí mismos.

¡Cuánto daño han causado los corruptos en las comunidades cristianas! Que el Señor nos libre de resbalar en este camino de la corrupción. (Homilía en Santa Marta, 3 de junio de 2013)

Oración de Sanación

Señor, gracias por venir a mi vida y ahuyentar mis temores, por brindarme soluciones a problemas que me llenaban de preocupaciones y dolores.

Tú eres el Dios de la Sabiduría que siempre asiste a mi corazón a no caer en las trampas del mundo, ni en vicios ni corrupciones que me roban la paz.

Quiero tomar conciencia de mis debilidades, saber que sin tu gracia no puedo engrandecer mi espíritu lo suficiente como para por superarlas.

Ayúdame a responder con gratitud a tus bendiciones. Todo es tuyo, me has provisto con lo necesario y al final de mis días deberé responder a todo eso.

Tu Palabra es mi alimento, Ella da la fuerza a mi corazón para actuar con decisión antes las situaciones difíciles con las que a veces me toca lidiar.

Quiero ser dócil, aprender a amar sirviendo y a servir amando. Soy débil sin Ti, lléname del poder del Espíritu Santo y así enfrentarlo todo desde el amor.

No quiero ser una persona incapaz de continuar con mis luchas, por eso, ven y toca mi corazón, transfórmame y hazme digno heredero de tu Reino.

Con la compañía de María, me pongo en obediencia a tu Palabra y asumo mi condición de pecador para amarte y serte fiel por el resto de mis días. Amén

Propósito para hoy

Iniciar siempre mis actividades, de cualquier tipo, pidiendo la gracia del Espíritu Santo

Frase de reflexión

“La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, especialmente cuando es débil”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment