Evangelio 

Evangelio del día Martes 09 de Enero

 

Martes de la primera semana del tiempo ordinario.

Santo del día: San Adriano de Canterbury, Beata María Teresa de Jesús Le Clercq.

† Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,21-28:

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad. 
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

La gente en la sinagoga permanece asombrada, porque Jesús les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas

¿Qué significa qué enseñaba con autoridad? Quiere decir que en las palabras humanas de Jesús se sentía toda la fuerza de la Palabra de Dios, se sentía la misma autoridad de Dios, inspirador de las Sagradas Escrituras.

Una de las características de la Palabra de Dios es que realiza lo que dice. Porque la Palabra de Dios corresponde a su voluntad.

En cambio, nosotros con frecuencia pronunciamos palabras vacías, sin raíz, o palabras superfluas, palabras que no corresponden a la verdad. En cambio la Palabra de Dios corresponde a la verdad, es unidad a su voluntad y hace lo que dice.

En efecto, Jesús, después de haber predicado, demuestra inmediatamente su autoridad liberando a un hombre, presente en la sinagoga, que estaba poseído por el demonio

Precisamente la autoridad divina de Cristo había suscitado la reacción de satanás, escondido en aquel hombre; Jesús, a su vez, reconoció inmediatamente la voz del maligno y ordenó severamente: “Cállate y sal de este hombre”.

Sólo con la fuerza de su palabra, Jesús libera a la persona del maligno. Y una vez más los presentes permanecen asombrados… La Palabra de Dios provoca asombro en nosotros. Tiene esa fuerza: nos asombra, bien.

El Evangelio es palabra de vida: no oprime a las personas, al contrario, libera a cuantos son esclavos de tantos espíritus malvados de este mundo: tanto el espíritu de la vanidad, el apego al dinero, el orgullo, la sensualidad…

El Evangelio cambia el corazón, El Evangelio, el corazón, cambia la vida, transforma las inclinaciones al mal en propósitos de bien. El Evangelio es capaz de cambiar a las personas.

Por tanto, es deber de los cristianos difundir por doquier su fuerza redentora, llegando a ser misioneros y heraldos de la Palabra de Dios.

Nos lo sugiere también el mismo pasaje de hoy que se cierra con una apertura misionera e dice así: “Su fama, la fama de Jesús, se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea”.

¡Acuérdense siempre que el Evangelio tiene la fuerza de cambiar la vida! No se olviden de esto. Él es la Buena Nueva, que nos transforma sólo cuando nos dejamos transformar por ella.

He aquí porqué les pido siempre que tengan un contacto cotidiano con el Evangelio, que lean cada día un pasaje, un pasaje, que lo mediten y también que lo lleven con ustedes por doquier: en el bolsillo, en la cartera… (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 03 de febrero de 2013)

Oración de Sanación

Padre, gracias porque he descubierto en tu Palabra el rostro del amor, del perdón y de ese inmenso poder capaz de desaparecer miedos y angustias.

Sólo Tú puedes darme alegrías y esperanza en abundancia, porque tu amor nunca se queda corto y siempre intervienes en mi historia de nuevas formas.

Quiero amarte con todo mi ser de tal forma que irradies tanto tu fuerza sobre mí que todos cuantos se me acerquen puedan sentir el deseo de amarte.

Ven y sacude los males de mi alma, ese egoísmo que no me dejan mirar más allá de mis asuntos y aquella envidia que ciega mi espíritu a tus bendiciones.

Toma las riendas de mi vida, hazme entender que las dificultades solo podré superarlas con tu amor, pues solo tu brindas soluciones a todos mis errores.

Tú eres Palabra hecha vida, Palabra de fuerza, que sana y libera, que hace nueva todas las cosas y despoja el alma de las aflicciones y reveses.

Tu Palabra es fuente de vida y de salvación, es como faro de esperanza que posee la única verdad capaz liberar del mal a todos los oprimidos.

Ayúdame a confiarme más de Ella, a entender que sólo a través de Ella, y de mi unión contigo, mis oraciones podrán tener los frutos que deseo. Amén

Propósito para hoy

Rezaré un Padrenuestro y tres Avemaría, para que la Gracia de Dios toque el corazón de muchas personas, empezando por el mío

Frase de reflexión

“Aprendamos a perder la vida por Cristo, según la lógica del don, del sacrificio. Con Cristo no perdemos nada”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment