Evangelio 

Evangelio del día Lunes 08 de Enero

Lunes de la primera semana del tiempo ordinario.

Santos del día: San Lorenzo Giustiniani, Beata Eurosia Fabris.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 1, 14-20. 

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: 
“El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia”. 
Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. 
Jesús les dijo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”. 
Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron. 
Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, 
y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Jesús llama a Pedro, Andrés, Santiago y Juan: están pescando, pero dejan enseguida las redes y le siguen.

El Señor quiere preparar a sus discípulos para su nueva misión. Es precisamente de Dios, del amor de Dios, preparar los caminos… preparar nuestras vidas, para cada uno de nosotros.

Él Señor no nos hace cristianos por generación espontánea: ¡Él prepara! Prepara nuestro camino, prepara nuestra vida, desde hace tiempo:

Parece que Simón, Andrés, Santiago y Juan hayan sido elegidos definitivamente aquí, ¡sí han sido elegidos! ¡Pero ellos en este momento no han sido definitivamente fieles!

Después de esta elección se han equivocado, han hecho propuestas no cristianas al Señor: ¡han renegado al Señor! Pedro en grado superlativo, los otros por temor: tienen miedo y se van. Han abandonado al Señor. El Señor prepara.

Y luego, después de la Resurrección, el Señor ha tenido que continuar en este camino de preparación hasta el día de Pentecostés.

Y después de Pentecostés también, alguno de estos, Pedro, por ejemplo, se ha equivocado y Pablo ha tenido que corregirlo. Pero el Señor prepara. (Homilía en Santa Marta, 13 de enero de 2014)

Oración de Sanación

Señor, gracias por el inmenso regalo de la vida, por el tesoro de tenerte y por las Gracias que has dejado caer sobre mí para prosperar en la dificultad.

Tú lo eres TODO para mí. Quiero dejarme llenar por tu amor y por el hermoso regalo de tu perdón, porque con ello restauras mi vida y mi corazón

Regálame hoy toda la inspiración del tu Espíritu Santo para que me haga actuar con sabiduría ante los problemas que me presente la vida.

Que maravilloso es sentir que puedo confiar en tu poder, que me sostienes y me levantas cuando caigo. Un Dios como Tú, jamás abandona ni falla.

Que la unción poderosa de tu Santo Espíritu me permita dar a conocer tu misterio de salvación a los que hoy necesitan una palabra de ánimo.

Estoy convencido de que me has hecho para la victoria y que nada podrá apartarme de tu amor si cumplo con tus mandatos divinos.

Ayúdame a mantenerme feliz dando lo mejor de mí, convencido que a tu lado todo lo puedo y cuento con las fuerzas para alcanzar las metas propuestas.

Gracias mi Dios, por depositar tu confianza en mí, porque eres mi Maestro que me enseña en el silencio a hacer lo que te agrada. Solo en Ti encuentro paz. Amén

Propósito para hoy

Tener algunos minutos en silencio y meditar sobre cómo he llevado la fe en mi vida. Pedir a Jesús que dirija todas y cada una de mis acciones

Frase de reflexión

“Jesús te llama a dejar tu huella en la vida, una huella que marque tu historia y la historia de muchos”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment