Evangelio 

Evangelio del día Lunes 18 de Diciembre

 

Feria de Adviento: Semana antes de Navidad (18 dic.)

Santo del día: Beata Nemesia Valle.

† Lectura del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada
con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que
ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo
ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.
Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo
en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a
María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le
pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho
el Señor por boca del profeta Isaías: He aquí que la virgen
concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir
Dios-con-nosotros. Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había
mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

¿Cómo vive San José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia?: Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio; y eso es lo que Dios le pidió también a David.

Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu.

Y José es custodio porque sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y precisamente por eso es más sensible aún a las personas que se le han confiado, sabe cómo leer con realismo los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas.

En San José, queridos amigos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad, con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo.

Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, para salvaguardar la creación.

En los Evangelios, San José aparece como un hombre fuerte y valiente, trabajador, pero en su alma se percibe una gran ternura, que no es la virtud de los débiles, sino más bien todo lo contrario: denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor. No debemos tener miedo de la bondad, de la ternura.

Yo quisiera decirles también una cosa personal: Yo quiero mucho a San José porque es un hombre fuerte y de silencio y en mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo y ¡durmiendo cuida a la Iglesia!

Y cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de San José, para que lo sueñe… Esto significa para que rece por ese problema.(Solemnidad de San José, 19 de septiembre de 2013 | * Discurso en Manila, Filipinas, 16 de Enero de 2015)

Oración de Sanación

Señor, me arrojo en tus brazos en este día clamando tu compasión para pedirte que aumentes en mí la fe, las fuerzas y el deseo de seguir adelante.

Tú nunca te mudas ni te apartas de mi lado, permaneces fiel a tus promesas, a tu alianza de amor y en mi debilidad haces brillar la fortaleza de tu Palabra.

Tú vienes en mi auxilio en mis momentos de soledad y haciéndome sentir amado, y eso me da el impulso para dejar atrás todo miedo y tristeza

En tu Nombre dejo atrás la frustración y las preocupaciones que me agobian para dar paso a tu que me santifica y me ilumina en mi camino de vida.

Ven Señor, acomoda la brújula de mis sentimientos y oriéntame hacia tus Reino de amor, en donde ni la dificultad ni el miedo gobiernan mis sentidos.

Envía tus ángeles sobre mí y hazme afianzar el propósito de triunfar por sobre todas mis angustias. Ya no temo, me guías, no abandonas mi corazón.

Vuelve tu rosto hacia mí y regálame tu mirada compasiva, esa mirada alentadora y siempre dispuesta a mostrarme la ruta de la felicidad.

Tú jamás rechazas mi oración humilde y perseverante, por eso, emprendo ahora, y más confiado, los caminos de bondad que me llevan a Ti. Amén

Propósito para hoy

Hacer una revisión sobre como actúo ante las normas ciudadanas. ¿las cumplo a cabalidad o evado las que me interesan? ¿Cumplo sólo con las que me conviene?

Frase de reflexión

“En una familia cristiana aprendemos muchas virtudes. Sobre todo a amar sin pedir nada a cambio”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment