Evangelio 

Evangelio del día Jueves 28 de Diciembre

 

Fiesta de los Santos Inocentes, mártires.

Santos del día: Santos Niños Inocentes, San Francisco de Sales.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 2, 13-18. 

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. 
José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. 
Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo. 
Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado. 
Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías: 
En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

El profeta Jeremías hace referencia a Raquel dirigiéndose a los Israelitas en exilio para consolarlos, con palabras llenas de emoción y de poesía; es decir, toma el llanto de Raquel pero da esperanza:

“Así habla el Señor: ¡Escuchen! En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen” (Jer 31,15).

[…] Este texto de Jeremías es luego retomado por el evangelista Mateo y aplicado a la matanza de los inocentes. Un texto que nos pone ante la tragedia de la matanza de seres humanos indefensos, del horror del poder que desprecia y destruye la vida.

Los niños Belé;n murieron a causa de Jesús. Y Él, Cordero inocente, luego morirá, a su vez, por todos nosotros. El Hijo de Dios ha entrado en el dolor de los hombres: no se olviden de esto.

Cuando alguien se dirige a mí y me hace una pregunta difícil, por ejemplo: Me diga “padre, ¿Por qué; sufren los niños?”, de verdad, yo no sé; qué; cosa responder. Solamente digo:

“Mira el Crucifijo: Dios nos ha dado a su Hijo, Él ha sufrido, y tal vez ahí encontraras una respuesta. No hay otras respuestas. Solamente mirando el amor de Dios que da en su Hijo que ofrece su vida por nosotros, se puede indicar el camino de la consolación”.

Y por esto decimos que el Hijo de Dios ha entrado en el dolor de los hombres, los ha compartido y ha recibido la muerte; su Palabra es definitivamente palabra de consolación, porque nace del llanto.

Y en la cruz estará Él, el Hijo muriente, que dona una nueva fecundidad a su madre, confiándole al discípulo Juan y convirtié;ndola en madre del pueblo de los creyentes.

Allí, la muerte es vencida, y llega así a cumplimiento de la profecía de Jeremías. Tambié;n las lágrimas de María, como aquellas de Raquel, han generado esperanza y nueva vida. Gracias. (Catequesis, Audiencia General, 04 de enero de 2017)

Oración de sanación

Señor, gracias por todas las fuerzas que me das para alcanzar mis metas y cumplir con todos los propósitos que has planeado para mi vida.

Gracias por cada situación en la que me vas a involucrar hoy, porque sé que allí puedo aprender nuevas experiencias y poner en práctica lo que me pides.

Tú me has fortalecido con tu gracia para desenvolverme en medio de las vicisitudes de la vida, derribar murallas y vencer todo obstáculo.

Ayuda a que mi corazón se entregue y confíe en Ti como un niño, con esa inocencia y ternura desbordada que es capaz de arrancarte milagros con dulzura.

No permitas, oh Señor, que mi corazón se endurezca y se vaya por caminos torcidos en los que puedo perder los planes que tienes guardados para mí.

Dame un amor puro, un amor sin mancha, un amor valiente y dócil a la vez para cumplir tu Palabra con alegría y así tus promesas sean realizadas en mí.

Quiero ser testigo de tu luz, testigo de tu poder, sobre todo para los niños, quienes con un espíritu puro siempre están atentos y abiertos a tu amor.

Con tu poder, protege a los niños del mundo, dulces e inocentes, a quienes debemos orientar hacia Ti haciendo que tu amor germine en sus corazones. Amén

Propósito para hoy

Hoy, encomendaré; a Dios a todos los que practican la medicina para que nunca atenten contra la vida de un bebé; por nacer. Reza un Padrenuestro.

Frase de reflexión

“Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura naciendo pobre y frágil en medio de nosotros, como uno más”. Papa Francisco.

 

POST RELACIONADOS

Leave a Comment