Evangelio 

Evangelio del día Domingo 03 de Diciembre

 

Primero Domingo de Adviento.

Santo del día: San Francisco Javier.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 13, 33-37. 

En aquél tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: 
“Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento. 
Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela. 
Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana. 
No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos. 
Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!”. 

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

El Señor Jesús se ha donado y sigue donándose a nosotros, para llenarnos de toda la misericordia y la gracia del Padre.

Somos nosotros, por tanto, los que podemos convertirnos en cierto sentido en jueces de nosotros mismos, auto condenándonos a la exclusión de la comunión con Dios y con los hermanos, con la profunda soledad y tristeza que esto produce.

No nos cansemos, por tanto, de vigilar nuestros pensamientos y nuestras actitudes, para pregustar desde ahora el calor y el esplendor del rostro de Dios.

Será bellísimo ese Dios que en la vida eterna contemplaremos en toda su plenitud. ¡Adelante! Pensando en ese juicio que comienza ahora, que ya ha empezado.

Adelante. Haciendo que nuestro corazón esté abierto a Jesús y a su salvación, y adelante, sin tener miedo, porque el amor de Jesús es más grande, y si nosotros pedimos perdón por nuestros pecados él nos perdona.

Jesús es así. Adelante con esta certeza, que nos llevará a la gloria del cielo” (Homilía en Santa Marta, 11 de diciembre de 2013)

Oración de sanación

Señor Jesús, en todo momento quiero llenarme de tu amor y de tu poder transformador que renueva a todos y todo cuanto has creado.

Quiero dejar que tu fuerza restauradora cincele todo aquello que Tú quieres que sea en la vida y permitir que tu voluntad prevalezca sobre la mía.

Ayúdame a estar preparado y vigilante en mis acciones, pues en aquel día glorioso, vendrás como Juez justo y darás a cada uno según sus obras.

Ven Señor, continúa trabajando dentro de mi ser y en mi corazón, habita siempre en él para no apartarme de tus bendiciones ni de tus gracias.

Quiero oír tu voz en los necesitados y en aquellos en los que más les hace falta tu amor, pues en cada uno de ellos estás Tú, esperando mi consuelo.

No permitas que mis emociones negativas dominen mi alma. Cuento contigo, y con tu mano poderosa para seguir luchando con valentía por mi salvación.

Te entrego mis situaciones más complicadas y mis heridas más profundas para que me ayudes a sanarlas y saber vivir apegado a tu verdad.

Confío en que Tú me sostienes y me ayudas a vencer todos los obstáculos para que en libertad pueda proclamarte como mi Rey y Señor. Amén

Propósito para hoy

Reflexionar sobre todas mis acciones, sobre todo aquellas que tienen implicaciones en los demás.

Frase de reflexión

“Que la sonrisa simple y pura de María sea fuente de alegría para todos nosotros ante las dificultades de la vida”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment