Editorial 

El automovilismo y el Vaticano

 

Por Andree Cardona Daboub | Colaborador Editorial.

Las casas de automovilismo en su mayoría europeas como Ferrari y hoy Lamborghini han tenido una excelente relación con el Vaticano y el Papado mismo. Esta semana en noticieros católicos globales pudo difundirse la noticia que el Papa Francisco había recibido como obsequio un Lamborghini presentado por los empresarios de la empresa automovilística.

Esto tiene sus antecedentes, en el 2005 Luca Montezomolo, quien era directivo de Ferrari en esos años, hoy en día no lo es pues ha renunciado aproximadamente hace unos 3 años, en una audiencia con el Papa Benedicto XVI entregó un volante de Fórmula 1 como un simbólico regalo y lo nombró “piloto de la cristiandad”. Montezomolo, además entregó un cheque valorado en $USD 1, 115, 000 que el Papa dedicó a obras de caridad, esa cantidad de dinero fue recaudada por la subasta de un Ferrari “Enzo”, el más exclusivo de los modelos de marca, regalado por el al Papa San Juan Pablo II en Enero de ese año en una audiencia que sostuvo el Papa con miembros de Ferrari, de acuerdo a información proporcionada por la agencia Zenit.

Esta semana, la tercera de Noviembre Lamborghini visita al Papa Francisco, estaba como asistente Domenicalli quien fue de Ferrari en la Fórmula 1 hace poco tiempo y hoy pertenece a Lamborghini, un Lamborghini blanco y amarillo al estilo de la bandera Vaticana, algo muy emotivo, el Papa se veía bastante emocionado y pudo escribir de su puño y letra el nombre papal Francisco. El vehículo de lujo, va a ser subastado para fines caritativos, el Papa ha mencionado que se va a orientar las donaciones a tres grandes proyectos humanitarios: en primer lugar, para el restablecimiento de cristianos en Irak a través del Plan Nínive, además se brindará apoyo a mujeres rescatadas del tráfico humano y prostitución, también para las personas que sufren en África, de acuerdo a Catholic News Service.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment