Noticias 

Más de 19.000 personas veneran reliquias del Padre Pío

Cuando las reliquias de San Pío de Pietrelcina -conocido comúnmente como Padre Pío- se detuvieron en dos iglesias de Chicago, más de 19.000 personas acudieron a venerarlas, dijeron los organizadores.

Las reliquias visitaron la Iglesia de San Francisco Borgia el 25 de septiembre y la iglesia de Santa Ida el 26 de septiembre.

Fueron parte de una gira nacional del 16 de septiembre al 8 de octubre patrocinada por la Fundación San Pío para conmemorar el 130 aniversario del nacimiento de Padre Pío y el 15 aniversario de su canonización. Casi una docena de diócesis y arquidiócesis de los Estados Unidos acogieron las reliquias.

Breve biografía del Padre Pío

Nacido en Pietrelcina, en el sur de Italia, en 1887, el Padre Pío fue un sacerdote capuchino que en 1918 recibió los estigmas -un caso en el que las cinco heridas de la pasión de Jesús aparecen en el cuerpo de una persona. Esas heridas permanecieron con él hasta su muerte.

La gente acudió a misa y confesión con Padre Pío durante su vida. Se sabía que tenía los dones de la bilocación (capacidad de aparecer en dos lugares a la vez), de sanación y levitación.

En 1956, estableció Casa Sollievo della Sofferenza, un hospital que hoy es considerado uno de los mejores de Italia. El Padre Pío murió en 1968 y fue canonizado por San Juan Pablo II en 2002.

Recorrido de las reliquias

El recorrido de sus reliquias comenzó en el Seminario San José en la Arquidiócesis de Nueva York y terminó en la Iglesia Católica de la Santísima Trinidad en la Diócesis de San Agustín, Florida. Las reliquias también viajaron a la Diócesis de La Crosse y la Arquidiócesis de Milwaukee en Wisconsin; la diócesis de Bridgeport, Connecticut; la Arquidiócesis de San Luis; la Diócesis de Saginaw, Michigan; la diócesis de Providence, Rhode Island; la Arquidiócesis de Atlanta; y la Arquidiócesis de Nueva Orleans.

En Chicago, los que llegaron a venerar las reliquias del Padre Pío el 25 y el 26 de septiembre tenían una historia que contar. Algunos lo vieron en persona. Otros conocían a alguien que conoció al santo. Otros conocieron su historia a lo largo de su itinerario espiritual y le rezaban fervientemente.

 

Fuente InfoCatólica.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment