Noticias 

Francisco, a la estación espacial: “El amor es la fuerza que sostiene el Universo”

“Buenos días, o buenas tardes, porque en el espacio nunca se sabe…” El Papa Francisco acaba de encontrarse, vía satélite, con los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

Durante alrededor de media hora, y con la salvedad de pequeñas interrupciones técnicas, Bergoglio ha formulado algunas preguntas, y reflexionado con media docena de expertos, que se encuentran a miles de kilómetros de distancia de la Tierra. Tan lejos, pero tan cerca.

“Pienso que en la estación espacial el tiempo corre de forma diversa”, arrancó el Papa, quien preguntó a los astronautas que, mirando desde la ventana, ven el planeta, por las grandes preguntas de la Humanidad. “La astronomía nos muestra los horizontes en el Universo, y las preguntas. ¿De dónde venimos, a dónde vamos? A la luz de su experiencia en el espacio, ¿cuál es su pensamiento sobre el puesto del hombre en el universo?”

“Es una pregunta muy difícil, que toca el interior de cada uno”, acertó a responder el cosmonauta italiano, que se encargó de traducir las respuestas que, en ruso o inglés, iban ofreciendo sus compañeros. Uno de ellos confesó al Papa estar leyendo “El Principito”, de Sain-Exùpery, durante su estancia en la EEI. “El amor, y la fuerza que da la capacidad de dar la vida por los otros”.

Francisco se giró mirando a un cuadro “que representa el final de la Divina Comedia”, allí don de Dante habla del “amor que mueve el sol”. “El amor es la fuerza que sostiene el universo”, apuntó el Papa, quien subrayó que “sin amor, no es posible dar la vida por los demás”.

“¿Qué os llevó a ser astronauta?”, fue otra de las preguntas. “Representamos diferentes países, que vivimos juntos. El espacio es interesante, es bello, pero resulta interesante observarlo como seres humanos -respondieron los astronautas-. En nuestra velocidad orbital, vemos una Tierra sin confines, con una atmósfera extremadamente fina, y nos preocupa cómo proteger la Tierra. Debemos trabajar juntos para colaborar en un futuro mejor”.

“Me place esa respuesta, es el mandato de nuestros mayores”, prosiguió, sonriente, Francisco. “La Tierra es muy frágil, somos capaces de destruirla, pero estamos llamados a protegerla con ojos de Dios. La raíz de nuestra esperanza y de nuestra fuerza. No olvidéis las raíces”.

En este sentido, Bergoglio destacó “la capacidad de decidir, propiamente humana”, y preguntó por la colaboración entre personas de distintos países, que supone un ejemplo en mitad de un mundo individualista. “La totalidad es más grande que la suma de las partes“, concluyó el Papa, agradeciendo a los astronautas su labor, “porque os sentimos representantes de toda la familia humana, en este proyecto de la Estación Espacial Internacional”.

 

Fuente Religión Digital.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment