Evangelio 

Evangelio del día Martes 06 de Junio

Martes de la novena semana del tiempo ordinario.

Santo del día: San Marcelino Champagnat.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 12,13-17.

Le enviaron después a unos fariseos y herodianos para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones.
Ellos fueron y le dijeron: “Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarla o no?”.
Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: “¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario”.
Cuando se lo mostraron, preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”. Respondieron: “Del César”.
Entonces Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”. Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús

 

Reflexión del Papa Francisco

“Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22,21). Jesús responde con esta frase irónica y genial a la provocación de los fariseos que, por decirlo de alguna manera, querían hacerle el examen de religión y ponerlo a prueba.

Es una respuesta inmediata que el Señor da a todos aquellos que tienen problemas de conciencia, sobre todo cuando están en juego su conveniencia, sus riquezas, su prestigio, su poder y su fama. Y esto ha sucedido siempre.

Jesús pone el acento en la segunda parte de la frase: “y DAR a Dios lo que es de Dios”. Lo cual quiere decir reconocer y creer firmemente, frente a cualquier tipo de poder, que sólo Dios es el Señor del hombre, y no hay ningún otro.

Dar a Dios lo que es de Dios significa estar dispuesto a hacer su voluntad y dedicarle nuestra vida y colaborar con su Reino de misericordia, de amor y de paz.

En eso reside nuestra verdadera fuerza, la levadura que fermenta y la sal que da sabor a todo esfuerzo humano contra el pesimismo generalizado que nos ofrece el mundo.

En eso reside nuestra esperanza, porque la esperanza en Dios no es una huida de la realidad, no es una coartada: es ponerse manos a la obra para devolver a Dios lo que le pertenece.

Por eso, el cristiano mira a la realidad futura, a la realidad de Dios, para vivir plenamente la vida –con los pies bien puestos en la tierra– y responder, con valentía, a los incesantes retos nuevos. (Homilía de la Misa de conclusión del Sínodo extraordinario sobre la familia y de la beatificación Pablo VI, 19 de Octubre de 2014, )

Oración de sanación

Mi Señor, Tú trazas tu camino a seguir con claridad y justicia, con honestidad y generosidad, con amor y perdón. Por estoy dispuesto a seguir tus enseñanzas y actuar según tu voluntad

Tengo que aprovechar el tiempo para darte lo que realmente te mereces, darte lo que de por sí ya es tuyo y no encerrarme en mi egocentrismo barato que solo conduce por un camino individualista y lleno de frustraciones.

Solicito tu ayuda generosa para que, con tu gracia, me llenes de sabiduría para saber librarme de las trampas del mundo, para no perderme entre tantas distracciones que no edifican mi vida.

Que mi alma, cuerpo, mente y corazón, no se olviden jamás de que debo dar a Dios lo que es Dios y al César lo que es del César. Que no pierda mis fuerzas en mi deber de anunciarte a causa de mis debilidades.

Reconozco que muchas veces me he quedado con lo que te corresponde y lo he tomado de provecho personal, sin generar ningún fruto de bien en los otros. Perdóname por esos actos egoístas, por mi falta de caridad.

Solo Tú, oh mi Dios, sabes cómo aumentar mi fe y mi esperanza que mi débil corazón no alcanza, porque me amas y quieres que yo esté bien para poder serte útil y que no te dé un solo fruto sino más de cien.

Mi vida, mis acciones, todos los dones, talentos y carismas que me has regalado, son tuyos y para Ti, el resto, que se lo quede el César, el mundo.

Confío en que me bendices, me ayudas con este propósito de vida y fortaleces mi espíritu para hacerlo valiente y decidido ante los retos. Amén

Propósito para hoy

Presentarme ante los demás como realmente soy, evitando cualquier tipo de hipocresía por insignificante que pueda parecer

Frase de reflexión

“Frente a las dificultades de la vida, pidamos al Señor que permanezcamos firmes en el testimonio gozoso de nuestra fe”. Papa Francisco

POST RELACIONADOS

Leave a Comment