Noticias 

El Papa, en el Corpus: “El Señor cura nuestra memoria, enferma de frenesí”

Misa de Corpus en la esplanada de la Basílica lateranense. En su homilía, el Papa Francisco recuerda que la eucaristía es “memorial”, una memoria “libre y paciente”, con la que el Señor nos cura del frenesí de la vida. Porque “recordar es esencial para la fe, como el agua para una planta” y para que podamos amarnos “sin rivalidad, envidias o murmuraciones maledicentes”.

Eucaristía al aire libre, en le enorme esplanada de la Basílica de San Juan de Letrán, la catedral del Papa, en medio de una ola de calor y de un fuerte viento, que obliga al Papa a desprenderse de su solideo, mientras se oye, de fondo, el inconfundible ulular de las sirenas de las ambulancias romanas.

El Papa lleva un báculo especial, en forma de Tau. Se trata del báculo de acero, que le regalaron los obreros del ILVA de Génova, en su visita del sábado 27 de mayo, como explica Il Sismografo. Mide 170 centímetros, pesa cerca de 3,5 kilos. Es desmontable. La cruz tiene forma de Tau, símbolo de la espiritualidad franciscana.

Antes de la misa, el Papa se reunió durante media hora con una veintena de refugiados sirios, eritreos, nigerianos y sudaneses.

Presencia significativa de monjas, especialmente de clausura, tocadas con todo tipo de hábitos. Y muchas niñas y niños con sus vestidos blancos de la primera comunión. También una docena de cardenales, entre ellos, Sandri, Sarah o Vallini.

La primera lectura, del libro del Deuteronomio: “Recuerda el camino que el Señor, tu Dios, te hizo recorrer durante tantos años por el desierto”.

La segunda lectura de la carta de Pablo a los Corintios: “Somo sun solo cuerpo. Todos, de hecho, participamos en el único pan”.

Lectura del Evangelio: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y Yo lo resucitaré en el último día…Este es el pan que bajó del cielo…El que come de este pan vivirá para siempre”.

Algunas frases de la homilía del Papa

“En esta solemnidad vuelve, en varias ocasiones, el tema de la memoria”

“El pan vivo bajado del cielo es el sacramento de la memoria, que recuerda de modo real y tangible la historia de amor de Dios para con nosotros”

“Recordar es esencial para la fe, como el agua para una planta”

“La memoria nos permite permanecer en el amor, de re-cordar, de llevar en el corazón”

“Se pasa página a prisa, con vorágine de novedad, pero pobres de recuerdos…se corre el riesgo de permanecer en la superficie, sin ir a la profundidad y a la espesura…”


“La vida exterior, fragmentada, y la interior, inerte”

“El Señor cura nuestra memoria, enferma de frenesí”

“Por eso nos hace tanto bien el memorial eucarístico…memoria viva y consoladora del amor de Dios”

“En la eucaristía está el sabor de su Pascua y la fragancia de su Espíritu”

“Una memoria libre”

“Una memoria paciente, porque en la adversidad el Espíritu permanece en nosotros”

“No estamos solos”

“La eucaristía nos recuerda que no somos individuos, sino un cuerpo”

“La eucaristía no es un sacramento para mí, sino el sacramento de muchos que forman un solo cuerpo”

“La eucaristía es el sacramento de la unidad”

“Suscite la gloria de amarnos sin rivalidad, envidias o murmuraciones maledicentes”

 

Fuente Religión Digital

POST RELACIONADOS

Leave a Comment