Evangelio 

Evangelio del día Domingo 14 de Mayo

Quinto Domingo de Pascua.

Santo del día: Santa Gemma Galgani.

† Lectura del santo Evangelio según San Juan 14,1-12.

Jesús dijo a sus discípulos:
“No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.
Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.
Ya conocen el camino del lugar adonde voy”.
Tomás le dijo: “Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?”.
Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.”
Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.
Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”.
Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: ‘Muéstranos al Padre’?
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.”

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

Jesús dice: «No se inquieten». Y comienza a hablar así, como un amigo, también con la actitud de un pastor. Yo digo: la música de estas palabras de Jesús es la actitud del pastor, como el pastor hace con sus ovejas, ¿no?…

“No se turben; crean en Dios y crean también en m”.. y empieza a hablar ¿de qué cosa? Del cielo, de la patria definitiva. “Crean también en mí”: yo permanezco fiel, es como si dijese eso, ¿no?…
Con la figura del ingeniero, del arquitecto les dice lo que va a hacer: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles un lugar”. Y Jesús va a prepararnos un lugar.

¿Cómo es aquel lugar? ¿Qué cosa significa “preparar el lugar”? ¿Alquilar un cuarto allá arriba? Preparar el lugar es preparar nuestra posibilidad de gozar, la posibilidad – nuestra posibilidad – de ver, de escuchar, de entender la belleza de aquello que nos espera, de aquella patria hacia la cual nos encaminamos.

Y toda la vida cristiana es una obra de Jesús, del Espíritu Santo para prepararnos un lugar, prepararnos los ojos para poder ver… «Pero, Padre, ¡yo veo bien! No necesito anteojos»: pero aquella es otra visión…

Pensemos a esos enfermos de catarata que deben operarse: ellos ven, pero después de la operación ¿qué cosa dicen? “¡Nunca habría imaginado que se podía ver tan bien, sin anteojos!”.

Nuestros ojos, los ojos de nuestra alma tienen necesidad, necesitan estar preparados para mirar aquel rostro maravilloso de Jesús. Preparar el oído para poder escuchar las cosas bellas, las palabras bellas. Y principalmente preparar el corazón: preparar el corazón para amar, amar más”.

En el camino de la vida, el Señor prepara nuestro corazón con las pruebas, con las consolaciones, con las tribulaciones, con las cosas buenas. Todo el camino de la vida es un camino de preparación. (Homilía en Santa Marta, 27 de abril de 2013)

Oración de Sanación

Señor, me dejas siempre sorprendido con cada palabra que pronuncias. ¿Cómo puedo comprender este gran amor que me tienes?, solo abriendo los ojos del alma y del corazón es posible.

En tu Palabra me dices que allá en el Cielo vas a prepararme un lugar. Aun dando tu vida por mí, en uno de los más dolorosos sacrificios, sigues creyendo en mí, sigues confiando en todo lo que puedo hacer por Ti

En tu paso por este mundo me enseñaste lo que es el servicio. Tú te bajaste de tu Trono divino para servirme y mostrarme que, por el camino de la humildad y del amor, es por donde encontraré la salvación

Tú, el Dios de todo lo creado, el Dios del amor y del poder inagotable, que todo lo puede, que todo lo hace en un abrir y cerrar de ojos, ¿y aún quieres servirme allá en Cielo preparándome la mejor de las habitaciones?

Ayúdame, Señor mí, a comprender con el corazón y no con mis limitadas capacidades. Solo cuando esté abrazado a Ti y a tu gloria, podré darle sentido a toda la historia de amor y de salvación que me has regalado.

Señor mío, Dueño del tiempo y de la historia, quiero esforzarme en mi camino de vida por ocupar esa habitación que con tanto amor has decidido guardarme.

Gracias por escucharme. no permitas que mis egoísmos y la indiferencia en este mundo me desvíen de esta meta.

Dame tu fuerza, Oh mi Dios y ayúdame a salir victorioso en cada lucha. Confío en Ti, en tu Palabra, en tu promesa de amor. Amén

Propósito para hoy

Además de encomendarlos especialmente en la celebración de la Eucaristía, hacer un pequeño sacrificio, en una de las comidas del día de hoy, por los emigrantes y los marginados

Frase de reflexión

“El cuidado de la creación no es sólo un mandato divino al principio de la historia; es también para nosotros, es parte del proyecto de Dios”. Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment