Noticias 

Arzobispo cubano manifiesta expectativa de “cambios más rápidos” en el país

Después de la visita ad limina de los Obispos cubanos al Papa Francisco, el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Dionisio García Ibáñez, expuso a Radio Vaticano algunos aspectos de la situación actual del país y su expectativa de un cambio más rápido. “Cuba está esperando cambios”, indicó el prelado. “Nos damos cuenta de que el pueblo puede vivir en mejores condiciones, espirituales y materiales, y de que las cosas deben cambiar”.

CATEDRALD E SANTIAGO DE CUBA GAUDIUM PRESS.jpg
La Iglesia en Cuba espera cambios que permitan avanzar tanto en el desarrollo material como en el espiritual. Foto: SheepRus.

Sobre los cambios que afectan directamente a la Iglesia, el Arzobispo celebró que se hayan removido algunos obstáculos para los visados, lo cual permite la llegada de misioneros. “Cualquier misionero que vaya a Cuba y tenga ganas de trabajar, tiene mucho trabajo, porque encuentra personas receptivas, de fe, que tienen necesidad y quieren que se hable con ellas para ser formadas”, explicó Mons. García Ibáñez. Cuba bien puede ser considerado territorio de misión después de una sistemática limitación del apostolado de la Iglesia y la eliminación de los contenidos religiosos en la educación durante generaciones. El prelado lamentó que la población, a pesar de conservar un sentido de religiosidad, tiene muy poca formación. “Para nosotros, los obispos, es un problema difícil de afrontar”.

La progresiva aunque lenta apertura del país al mundo hace esperar nuevas transformaciones, explicó. El acceso a nuevos medios de comunicación facilita un cambio en la manera de pensar de los jóvenes. “Ahora hay más posibilidades de viajar al extranjero y para los turistas es más fácil ir a Cuba”, comentó el Arzobispo. “Aunque sea todavía limitado, hay un mayor acceso por parte de la población a las nuevas tecnologías de comunicación, y esto produce una mutación cultural que es la condición para cualquier otro cambio, porque las personas pueden cambiar los propios criterios de juicio”.

Sobre la recuperación de la libertad religiosa y las tensiones entre el estado y la Iglesia, el Arzobispo destacó algunas señales de mejora. “En ciertas diócesis se han restituido algunos inmuebles, pero es un proceso lento y se trata de casos muy circunscritos. Estamos trabajando con el Estado para que, después de 50 años en los que la población ha crecido, podamos tener los espacios para el culto que necesitamos”, declaró. ” Mientras esperamos, tenemos casas de oración, es decir, los fieles ponen a disposición de las propias comunidades sus viviendas para reunirse. No hay iglesias parroquiales con estructuras parroquiales, pero, como sea, la Iglesia vive”.

Con información de Radio Vaticano.
Contenido publicado en es.gaudiumpress.org

POST RELACIONADOS

Leave a Comment