Opinión 

La Cruz de Cristo: Los Cuatro Aspectos de su Significado

En el corazón del Cristianismo histórico se yergue una cruz. El mensaje del evangelio es que Dios nos ofreció la redención para liberarnos de nuestro estado de pecado por medio de la crucifixión de su Hijo. La cruz, por tanto, existe como una característica distintiva de la fe cristiana. ¿Pero cómo debe uno entender el profundo significado de la muerte de Jesús en la cruz? La expiación de Cristo ha sido entendida en varias perspectivas sobre la obra total de la Redención. 

  1. LA  MUERTE DE  CRISTO  EN  LA  CRUZ  ENTENDIDA  COMO  SACRIFICIO.

Muchos han interpretado la muerte del Mesías en la cruz del Calvario como el “sacrificio perfecto” acerca del cual los diferentes sacrificios del Antiguo Testamento solo podían apuntar e insinuar, pero nunca consumar. Por tanto, esa muerte sacrificial fue única porque consistió de una “expiación de una vez y para siempre” que eficazmente consiguió el perdón del pecado humano. En otras palabras, en este sacrificio Él ejecutó la inmolación y también se ofreció a si mismo [en el mismo acto].  A la luz de la histórica crucifixión de Cristo a manos de Poncio Pilatos, no hay ningún otro sacrificio para el pecado disponible ni necesario. El sacrificio perfecto requería la muerte del único Hijo de Dios, así que el pecado extrajo su terrible e inevitable pago.

  1.  LA  MUERTE DE  CRISTO  EN  LA  CRUZ  ENTENDIDA  COMO  PERDÓN.

La muerte de Cristo en la cruz es la manera de Dios de resolver final y completamente el problema del pecado humano. La expiación realizada por Jesús quitó el pecado y consiguió el acceso completo a Dios y absolución y remisión por todas las transgresiones. Con el perdón de Dios, por medio de muerte de Jesús en la cruz, se obtiene la completa eliminación de todo lo que haya producido separación entre Dios y el pecador. La expiación en el Calvario limpia a la persona de todo pecado, proveyéndola de verdadero perdón, paz, y la restauración de la unión espiritual con Dios. Esta capacidad de perdonar completamente y para siempre se origina en la naturaleza de gracia y de misericordia de Dios.

  1. LA  MUERTE DE  CRISTO  EN  LA  CRUZ  ENTENDIDA  COMO  AMOR.

La muerte de Jesús en la cruz se mantiene como evidencia del amor de Dios hacia los humanos. Aunque la rebelión humana entristeció y enojó a Dios, Él, sin embargo, respondió proveyendo a los pecadores una vía de escape a su justa ira. El Padre envió a su Hijo al mundo a morir en lugar de los pecadores (Juan 3:16). El Hijo de Dios mostró su devoción al dejar su morada celestial y tomar para sí la naturaleza humana para finalmente ofrecer su vida en una cruz. El Salvador aceptó la humillación, el dolor, la muerte, y por último, su separación de su Padre para conseguir la redención.  

  1. LA  MUERTE DE  CRISTO  EN  LA  CRUZ  ENTENDIDA  COMO VICTORIA.

Jesús ganó la suprema victoria. Su batalla en la cruz derrotó a las ocultas y hostiles fuerzas que esclavizaban y abrumaban a la humanidad. La muerte expiatoria del Señor y su resurrección física de la tumba derrotó permanentemente a tan colosales poderes del mundo como el pecado, la muerte, y el diablo. El Señor Jesús liberó a aquellos que habían sido hecho cautivos y rompió las cadenas de la cautividad. Jesús es el Cordero de Dios que derrotó a aquel que anda al acecho como león rugiente buscando devorar las almas de los hombres. 

Redacción Laus Deo
Alabado sea Dios.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment