Evangelio 

Evangelio del día Miércoles 01 de Marzo

Miércoles de Ceniza.

Santos del día: San Rosendo Obispo, Beata Juana María Bonomo, Santa Inés Cao Kuiying.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 6,1-6.16-18.

Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

La Cuaresma llega a nosotros como tiempo providencial para cambiar de rumbo, para recuperar la capacidad de reaccionar ante la realidad del mal que siempre nos desafía.

La Cuaresma es para vivirla como tiempo de conversión, de renovación personal y comunitaria mediante el acercamiento a Dios y la adhesión confiada al Evangelio. De este modo nos permite también mirar con ojos nuevos a los hermanos y sus necesidades.

Es por ello que la Cuaresma es un momento favorable para convertirse al amor a Dios y al prójimo; un amor que sepa hacer propia la actitud de gratuidad y de misericordia del Señor, que se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.

Al meditar los misterios centrales de la fe, la pasión, la cruz y la resurrección de Cristo, nos daremos cuenta de que el don sin medida de la Redención se nos ha dado por iniciativa gratuita de Dios.

Acción de gracias a Dios por el misterio de su amor crucificado; fe auténtica, conversión y apertura del corazón a los hermanos: son elementos esenciales para vivir el tiempo de Cuaresma.

En este camino, queremos invocar con especial confianza la protección y la ayuda de la Virgen María: que sea Ella, la primera creyente en Cristo, quien nos acompañe en los días de oración intensa y de penitencia, para llegar a celebrar, purificados y renovados en el espíritu, el gran misterio de la Pascua de su Hijo. (Audiencia general, 05 de Marzo de 2014)

Oración de Sanación

Señor Jesús, gracias por este nuevo día en donde me regalas una nueva oportunidad de hacer las cosas bien y caminar hacia Ti alegre y lleno de esperanza sabiéndome seguro de tu presencia.

Tú me moldeas y purificas mi corazón. Estoy dispuesto a hacer de esta Cuaresma un tiempo para mirar hacia mi vida interior, tener una verdadera conversión y búsqueda incesante de tu luz y de tu amor.

Quiero liberarme de todos aquellos apegos que me apartan de Ti y dirigirme confiado hacia el sacramento de la reconciliación, en donde me esperas con los brazos abiertos.

Que las cenizas que hoy recibo sean para mi alma una huella imborrable que refleja el inmenso amor con el que me acoges para cambiar mi vida y darme vida nueva llena de gozo.

Quiero comenzar este camino teniendo en cuenta las 3 actitudes que debemos tener en este tiempo de conversión y que fortalecen el espíritu: ayuno, limosna y oración.

Que la oración me enseñe a mantener puesta mi fe y mi esperanza solo en Ti y a conservar todo deseo de superación de un mejor futuro para mí y el de los míos.

Que la limosna me ayude a no ser un ambicioso y que debo compartir mis bienes con los demás, y que el ayuno me demuestre que no sólo de pan vive el hombre sino de tu Palabra que da vida.

Confío en que me acompañas, me iluminas y guías mis pasos para salir victorioso con el sello de tu compasión. Amén

Propósito para hoy

Asistiré con toda mi familia a la Santa Misa para recibir con fe y devoción la imposición de las cenizas

Frase de reflexión

“¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor ha ocasionado y ocasiona el uso de las armas!”.
Papa Francisco.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment