Evangelio 

Evangelio del día Lunes 13 de Marzo

Lunes de la segunda semana de Cuaresma.

Santos del día: Beata Dulce Lopes Pontes, San Leandro de Sevilla.

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 6, 36-38.

Jesús dijo a sus discípulos:
«Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco:

“Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No es fácil entender esta actitud de la misericordia porque estamos acostumbrados a juzgar… Para ser misericordiosos se necesitan dos actitudes.

1.- Conocimiento de sí mismo:

Debemos saber que tenemos tantas cosas no buenas: ¡somos pecadores!. Y ante el arrepentimiento, la justicia de Dios … se transforma en misericordia y perdón. Pero es necesario avergonzarse de los pecados.

Es cierto, ninguno de nosotros ha asesinado a alguien, pero hay tantas cosas pequeñas, tantos pecados cotidianos, de todos los días…

Y cuando uno piensa: «Pero qué cosa, pero que corazón chiquito: ¡he hecho esto contra el Señor!». ¡Eso es avergonzarse! Avergonzarse ante Dios y esta vergüenza es una gracia: es la gracia de ser pecadores. «Yo soy pecador y me avergüenzo ante Ti y te pido perdón». Es sencillo, pero es tan difícil decir: «He pecado».

2.- ¡Agrandar el corazón!

«Pero yo soy un pecador». «Mira qué cosa ha hecho éste, aquel…. ¡Yo he hecho tantas! ¿Quién soy yo para juzgarlo?». Esta frase: «¿Quién soy yo para juzgar a éste? ¿Quién soy yo para hablar mal de éste? ¿Quién soy yo para? ¿Quién soy yo, que ha hecho las mismas cosas o peores?». ¡El corazón grande!

Y el Señor lo dice: «¡No juzguen y no serán juzgados! ¡No condenen y no serán condenados! ¡Perdonen y serán perdonados! ¡Den y se les dará!». ¡Esta generosidad del corazón! Y ¿qué cosa se les dará? Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante.

Es la imagen de las personas que iban a recoger el grano con el delantal y estiraban el delantal para recibir más, más grano. Si tienes el corazón grande puedes recibir más.

El corazón grande no condena, sino perdona, olvida porque Dios ha olvidado mis pecados; Dios ha perdonado mis pecados. Agrandar el corazón. ¡Esto es bello! sean misericordiosos.

[…] Si todos nosotros, si todos los pueblos, las personas, las familias, los barrios, tuviésemos esta actitud, ¡cuánta paz habría en el mundo, cuánta paz en nuestros corazones! Porque la misericordia nos conduce a la paz.

Recuerden siempre: «¿Quién soy yo para juzgar?». Hay que avergonzarse y agrandar el corazón. Que el Señor nos dé esta gracia.” (S.S. Francisco, 17 de Marzo de 2014, Santa Marta)

Oración de Sanación

Señor mío, al levantarme siento tu presencia en mi interior, miro al Cielo y te doy gracias porque sé que escuchas mis oraciones y me acompañas en mis momentos de dificultad como el amigo que no falla

Quiero que hoy vengas con poder a mi vida y alimentes mi corazón con el fuego sagrado de tu amor y así tener un espíritu siempre dispuesto al bien y solidarizarme con los que me rodean.

Tú me has llamado a creer a tu Palabra, en su sabiduría. Tú me has llamado a amar no a condenar; a la verdad no a la falsedad ni a la ofensa; y por sobre todo me has llamado a la misericordia y al Perdón.

Ayuda a que mi corazón se llene de tu compasión. Que no me fije en los defectos ni juzgue a los demás; antes bien, que sea imagen de tu bondad, porque con la vara que yo mida, Tú la usarás para medirme a mí.

Oh mi Dios, Tú conoces lo que hay en mi interior. Quiero ser bueno como me lo pides. Extiende tu mano sobre mí y deja caer toda tu fuerza y protección para no dejarme atrapar por la trampa de juzgar y condenar

Que mis pasos siempre sigan los tuyos con firmeza. Que tu gracia fortaleza mi espíritu para no dejarlo caer en la astucia del enemigo malo. Que tus dones pongan un sano equilibrio a mi vida.

Que mi boca y mi lengua siempre proclamen tus alabanzas en vez de dejarse llevar por los malos impulsos de juicio y condenación sobre los demás

Dame la capacidad de orientar mi vida según tu sabiduría y dame la suficiente humildad para caminar según tu voluntad. Amén

Propósito para hoy

“Hoy, daré algo mío, y que esté en buenas condiciones, a alguien que lo necesite más que yo.”

Frase de reflexión

“El Espíritu Santo nos hace ver de modo nuevo a los demás, como hermanos y hermanas en Jesús, a los que hemos de respetar y amar.” Papa Francisco

POST RELACIONADOS

Leave a Comment