Noticias 

Arzobispo de San Salvador recoge la herencia de los mártires de la Iglesia salvadoreña

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas publicó una extensa carta pastoral dedicada a los mártires de la Iglesia salvadoreña.

Perseguidos por su fe y por su compromiso profético con la sociedad durante los años oscuros de los regímenes militares, entre los que se destacan Monseñor Óscar Romero, el padre Rutilio Grande, SJ y los sacerdotes jesuitas de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” asesinados en noviembre de 1989.

La carta pastoral de Monseñor Escobar Alas sale con ocasión del XL aniversario del martirio del jesuita Rutilio Grande, amigo entrañable e inspiración del Beato Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, bajo el título de “Ustedes también darán testimonio porque han estado conmigo desde el principio”.

El documento va permeado por documentos del Concilio Vaticano II Ad gentes, Lumen Gentium y Gaudium et Spes junto al magisterio eclesial latinoamericano de las Conferencias Episcopales de Medellín (1968) y Aparecida (2005).

Para presentar su segunda carta pastoral, esta vez versada sobre el martirologio cristiano de la Iglesia que peregrina en El Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas escogió la iglesia del municipio de El Paisnal, donde está la tumba del padre Rutilio Grande, SJ para celebrar la santa eucaristía rodeado por decenas de sacerdotes de la Arquidiócesis y feligreses. El momento fue simbólico.

En total, son 214 páginas que recogen el vida, obra y martirio de dos obispos, 17 sacerdotes, 1 seminarista, 4 religiosas y muchos laicos que con su vida trataron de construir el Reino de Dios en medio de la violencia entre las extremas y las desigualdades sociales en el país centroamericano.

La Iglesia, contra la minería metálica

La Iglesia de El Salvador, permeada por el legado martirial, ha vuelto a poner su énfasis en lo social. La semana pasada, el arzobispo de San Salvador José Luis Escobar Alas, acompañado por los sacerdotes de la UCA, Cáritas salvadoreña y cientos de feligreses, marcharon por las céntricas y atiborradas callejuelas del centro de San Salvador para entregar una iniciativa de ley en la Asamblea Legislativa contra la minería metálica en el país centroamericano.

El proyecto de ley, respaldado con treinta mil firmas, persigue que cese la actividad minera debido a la manera extractivista y explotadora contra la naturaleza y las comunidades humanas donde tiene presencia en el país, ha levantado ampollas en el sector más ultraconservador y derechista salvadoreño, que al igual que en los tiempos de Monseñor Romero, han acusado -esta vez al arzobispo Escobar Alas-, de estar influidos por “la izquierda”.

La respuesta vino por parte del sacerdote jesuita español José María Tojeira, ex rector de la UCA de El Salvador y actual director del centro de derechos humanos de la universidad, quién aseguró que la Iglesia “tiene un pensamiento bien desarrollado y no necesita ayuda de ningún partido (político)” argumentando que los detractores de la propuesta de ley deberían leer la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, para que sepan cuáles son las razones que mueven a la Iglesia.

Israel González Espinoza, corresponsal en Centroamérica | Religión Digital.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment