Editorial 

Relativismo: Ateísmo Moderno

Por Luis Enrique Contreras Reyes | Colaborador Editorial.

 

“Si no existiese Dios, tampoco existirían los ateos.”
G.K. Chesterton.

Iniciamos un nuevo año, un 2017 con enormes expectativas en nuestras vidas, encomendándonos a Dios, a ese creador tan generoso que nos ha regalado algo tan invaluable como lo es la vida. Sin embargo es más que necesario hacernos algunas interrogantes antes de orarle y pedirle mucho por nosotros y nuestras familias.

¿Realmente consideramos la existencia de un ser superior que nos ha creado a imagen y semejanza suya? ¿Creemos en ese libro donde se revelan tantos misterios y revelaciones sobre nuestro origen? ¿hacemos esfuerzos exhaustivos por cumplir sus mandatos? Apuesto que aun la inmensa mayoría de personas contestara afirmativamente. Sin embargo otro grupo mayoritario tendría respuestas diferentes, empezaríamos a escuchar sobre la creencia de una energía controladora del mundo, que maneja el cosmos y el espacio, otros dirían que ese Dios cristiano existe pero que sobre la vida después de la muerte la consideran inviable y que el cielo y el infierno están en la tierra y aquí se acaba todo.

Así sucesivamente veríamos una infinidad de respuestas adaptándolas a su pensamiento o conveniencia y es así como van marcando la vida de las mismas reflejándola en su diario accionar. Nos encontramos ante un mayúsculo problema cuando el ser humano empieza a evidenciar vestigios de soberbia, un relativismo empieza a edificarse en las sociedades y muchos problemas salen a la palestra; llevando sus pensamientos y creencias a la práctica, convirtiendo en leyes aberraciones absurdas e inhumanas. Podemos ver como en varios países del mundo se ha legalizado el aborto, aprobación de la eutanasia y leyes que permiten uniones homosexuales.

Estas son consecuencias de un ateísmo moderno que está carcomiendo nuestras vidas, decimos creer en Dios y estamos de acuerdo con matar a seres humanos en el vientre materno, le rezamos a ese Dios y nos es indiferente el sufrimiento ajeno, nos decimos cristianos y la mentira reina en nuestras vidas. El Papa Benedicto XVI afirmaba sobre este problema que atrofia al mundo: “Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja sólo como medida última al propio yo y sus apetencias”   sabias palabras en las que se explica como el ser humano con sus insanos deseos, buscando solamente su propio bienestar, para saciar sus caprichos es capaz de tergiversar la verdad y crear una retórica de verborrea para validar sus incongruentes posturas. Siendo lo más catastrófico el buscar imponer estas nocivas practicas inclusive a quienes no piensan como ellos, es una propagación del error y la mentira sin fronteras.

El cristianismo siempre ha sufrido ataques a lo largo de la historia, por parte de filósofos y pensadores, ideologías como el marxismo buscaron su abolición sin éxito alguno, sin embargo en la actualidad tenemos a este sutil enemigo, casi invisible, que paulatinamente está devorando la esencia de nuestra Fe. El hombre está luchando por secularizar al mundo y esto no se detendrá, la ingeniería social financiada por muchas ONG busca una reestructuración de nuestras familias, imponer perniciosas costumbres que terminaran destruyendo nuestra raza humana.

Esa frase que cada quien posee su verdad no tiene cabida, las leyes hechas por hombres siempre serán imperfectas, somos seres limitados, defectuosos y sin ese soplo sobrenatural que solamente Dios nos brinda, seremos eternos títeres de nuestros errores. Es imprescindible que dejemos esa humana soberbia y dejemos de creer en terapias de meditación trascendental, Reiki, yoga y una infinidad de ritos paganos que nos alejan de esa conexión con el verdadero, omnipotente y único Dios.

 

Luis Enrique Contreras Reyes
lcontreras.simplesite.com

POST RELACIONADOS

Leave a Comment