Editorial 

La filosofía contra la religión

Por Fidel López Eguizábal | Colaborador Editorial.

El tema de este artículo parte desde las interpretaciones de muchos filósofos reunidos en un libro, quienes atacaron a las religiones, en especial al Cristianismo. A una de mis hijas le dejaron de tarea en la cátedra de Filosofía que leyese el libro “La Filosofía contra la religión” de Agustín Izquierdo. Cuando le pregunté qué analizaba al leer esas lecturas, exhortó: “No me confundirá y siempre creeré en Dios, a algunos compañeros los han puesto en duda. Además, muchos somos de colegios católicos y evangélicos, algunos portan cruces, medallas de la Virgen, y hasta han sido acólitos”.

Es de analizar lo siguiente “La religión por Jesucristo anunciada por ignorantes, hizo los primeros cristianos. La misma religión predicada por sabios y doctores, hoy no hace más que incrédulos”. En sus lecturas se burla de que Jesús tuvo 12 discípulos ignorantes ¿Suficiente para tirar el libro a la basura? Empero, siempre se debe analizar en las escuelas, colegios y universidades o el que estudia teología. Muchos de los escritores tuvieron que asilarse o huir por sus pensamientos. Sabían que sus ideas para unos eran un absurdo, para otros una realidad ¿Usted qué dice?

No podemos negar que son filósofos amados y odiados, en ese libro se analiza a pensadores de la talla de: Nietzsche Fréret, Du Marsais, Marx, La Mettrie, Diderot, D´Holbach, Feuerbach, Stirner y Schopenhauer. Todos  antirreligiosos y por ende ateos. Ellos pensaban “…la religión es perjudicial tanto para el bien de la sociedad como para la honestidad de los individuos, pues ambos, el hombre y la sociedad, están basados en la naturaleza, y la religión destruye esta base sobre la que descansamos”. Contradictorio o no, pero el mismo Hegel tuvo problemas con Schopenhauer.

Lo anterior es complejo, los filósofos han tratado de confundir a las personas sobre los preceptos que Dios dejó a la humanidad. Dios hizo todo perfecto, pero es el mismo hombre el que ha tergiversado sus leyes. Los filósofos antirreligiosos han escrito doctrinas que vinieron a confundir a la humanidad. Por esos falsos argumentos, se han desatado guerras, divisiones, y personas que al final, mueren siendo ateas y ni si quiera creyeron en ellos mismos. He conocido a muchas personas irreligiosas, a cientos de alumnos que han manifestado que están acá porque son materia. Nada más.

Los ateos clandestinos defendían una imagen atea tanto del mundo como del hombre ¿Un católico podrá cambiar de ideas y convertirse en ateo al leer este libro u otras obras de filósofos antirreligiosos? Algunos filósofos no terminaron bien; el alemán Friedrich Nietzsche se volvió loco por querer cambiar a la humanidad con sus ideas. Los investigadores manifiestan que su demencia fue hereditaria.

Mi análisis se basa en: siempre habrá en la humanidad un hombre que estará en desacuerdo en todo y propondrá nuevas reglas de vida. El hombre que no tiene religión, simplemente vive aislado del mundo. La soledad en la que vive y muere, es su ideal. Libros hay de todo tipo y, los que confunden al buen hombre, a veces son los que hacen cambiar a la humanidad en un sentido erróneo. El mismo Marx declaró “La religión es el opio del pueblo”; manifiesto que le ha hecho mucho daño a la humanidad. Siempre habrá ateos que buscan cambiar al hombre con falsas ideas.

Algunos teóricos exteriorizan que la religión ha causado segregaciones, guerras y el declive de muchas naciones. Yo pienso lo contrario, sí el hombre es religioso, podrá saber diferenciar entre el bien y el mal; podrá hacerse un análisis que estamos en esta vida gracias a Dios.

El mismo papa Francisco tuvo que contestarle una serie de preguntas a través de una carta a Eugenio Scalfari, intelectual de izquierda y ateo “La fe cristiana, cuya novedad e incidencia en la vida del hombre desde los orígenes se han expresado justamente a través del símbolo de la luz, a menudo ha sido etiquetada como la oscuridad de la superstición que se opone a la luz de la razón”.

Los hombres que se dedican al estudio de la Biblia saben bien que, deben estar convencidos de su fe. Nada ni nadie los puede hacer cambiar. Los filósofos que murieron y los que siguen contribuyendo con sus ideas a aniquilar al Cristianismo, no podrán nunca vencernos, somos más los que creemos en Dios y por ende en la religión Católica.

 

Fidel López Eguizábal.
Docente investigador Universidad Francisco Gavidia.

POST RELACIONADOS

Leave a Comment