Evangelio 

Evangelio del día Viernes 17 de Febrero

Viernes de la sexta semana del tiempo ordinario.

Santo del día: Santos Fundadores Siervos de la Virgen María, Beato Lucas Belludi.

† Lectura del santo Evangelio según San Marcos 8, 34-38.9,1.

Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.
¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida?
¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?
Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles”.
Y les decía: “Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de haber visto que el Reino de Dios ha llegado con poder”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Reflexión del Papa Francisco

¿Qué significa perder la vida por causa de Jesús? Esto puede suceder de dos maneras explícitamente confesando la fe, o implícitamente defendiendo la verdad.

Los mártires son el máximo ejemplo del perder la vida por Cristo. En dos mil años son una fila inmensa de hombres y mujeres que han sacrificado su vida por permanecer fieles a Jesucristo y a su Evangelio.

Hoy, en muchas partes del mundo son tantos, tantos, más que en los primeros siglos, tantos mártires que dan su vida por Cristo. Que son llevados a la muerte por no renegar a Jesucristo. Esta es nuestra Iglesia, hoy tenemos más mártires que en los primeros siglos.

Los tres tipos de martirios de la vida cotidiana hoy en día:

También está el martirio cotidiano, que no comporta la muerte pero que también es un perder la vida por Cristo, cumpliendo el propio deber con amor, según la lógica de Jesús, la lógica de la donación, del sacrificio. Pensemos:

  • ¡Cuántos papás y mamás cada día ponen en práctica su fe ofreciendo concretamente su propia vida por el bien de la familia! Pensemos en esto.
  • ¡Cuántos sacerdotes, religiosos y religiosas desarrollan con generosidad su servicio por el Reino de Dios!
  • ¡Cuántos jóvenes renuncian a sus propios intereses para dedicarse a los niños, a los minusválidos, a los ancianos…!

¡También estos son mártires, mártires cotidianos, mártires de la cotidianidad!

Y después hay tantas personas, cristianos y no cristianos, que pierden su propia vida por la verdad. Y Cristo ha dicho “yo soy la verdad”, por tanto, quien sirve a la verdad sirve a Cristo.

[…] ¡Cuántas personas pagan a caro precio el compromiso por la verdad! ¡Cuántos hombres rectos prefieren ir contracorriente, con tal de no renegar la voz de la conciencia, la voz de la verdad!

Personas rectas que no tienen miedo de ir contracorriente, y nosotros no debemos tener miedo. Entre ustedes hay tantos jóvenes. Pero a ustedes jóvenes les digo no tengan miedo de ir contracorriente.

Cuando te quieren robar la esperanza, cuando te proponen estos valores que son valores descompuestos, valores como la comida descompuesta, cuando un alimento está mal nos hace mal. Estos valores nos hacen mal por eso debemos ir contracorriente.

Y ustedes jóvenes son los primeros que deben ir contracorriente. Y tener esta dignidad de ir precisamente contracorriente. (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 23 de junio de 2013)

Oración de Sanación

Mi Señor, gracias porque al despertarme cobro conciencia de lo que haces en mi vida y comprendo que Tú nunca me dejas solo en mis momentos de batalla y en mis retos personales.

En este momento imploro a la poderosa fuerza de tu presencia para que me llenes de la paz que tanto necesita mi corazón y que me hace pararme firme y sentirme como gigante en las dificultades diarias

Las cruces de cada día poco a poco van turbando mi alma y llenándola de impaciencia y angustias, pero Tú me enseñas que en mi actitud debe prevalecer la fe, la esperanza y el amor para saber asumirlas

Es muy difícil seguirte, tomar tu cruz y seguir adelante, sobre todo cuando la cruz viene cargada de un enorme sufrimiento a causa de la enfermedad, pero me fio más de tu auxilio que de mis propias fuerzas

Quiero comprender la belleza de tu cruz para así poder comprender la hermosura de la mía, para abrazarla y dejarme embelesar por su fuerza transformadora y llena de poder.

Ven y ayúdame a conquistar mis metas y a no doblegarme ante mis debilidades. Tu cruz ha sido el reflejo de tu amor para el mundo, y de ella saco la fortaleza y las ganas para vencer

Confío en que me preparas y me llevas confiado por los diversos caminos de mi vida y me haces ser una persona dispuesta a luchar por construir muros de esperanza y de fe que me protegen de la depresión y el miedo.

Cuento con tu gracia, y ahora me siento seguro de tu protección y de que me ayudas a llevar mis cargas en medio de tantos altibajos. Confío en Ti. Amén

Propósito para hoy

Visitaré a Jesús por 15 minutos en el Sagrario y daré las gracias por su eterno Amor.

Frase de reflexión

“María, Madre Dolorosa, ayúdanos a descubrir la voluntad de Dios en los momentos de mayor sufrimiento”. Papa Francisco

POST RELACIONADOS

Leave a Comment