Noticias 

Para el Papa, la muerte de Fidel Castro es “una triste noticia”

El Papa Francisco ha lamentado el fallecimiento del líder revolucionario cubano Fidel Castro y ha asegurado que lo tendrá en sus oraciones.

“Expreso mis sentimientos de pesar a vuestra excelencia (Raúl Castro) y a los demás familiares del difunto dignatario, así como al gobierno y al pueblo de esa amada nación”, afirma Francisco en un comunicado oficial.

“Al mismo tiempo, ofrezco plegarias al Señor por su descanso y confío a todo el pueblo cubano a la maternal intercesión de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, patrona de ese país”, añade el Papa. Francisco, nacido en Argentina, se había reunido con Fidel Castro en su visita a la isla el año pasado.

El comunicado del Sumo Pontífice se suma a las palabras de los líderes mundiales sobre el fallecimiento del líder de la Revolución Cubana.

Este mismo sábado el portavoz del Vaticano Federico Lombardi ha recordado que Fidel Castro se ha reunido con tres Papas. Se vio dos veces con Juan Pablo II, una en Roma y otra durante la histórica visita del Pontífice a Cuba, el primero de un Papa a la isla.

En estos encuentros no estuvo Lombardi, pero sí en las visitas de Benedicto XVI y Francisco a Cuba. De ellos, Lombardi recuerda en particular “su deseo de escuchar”, lo cual le sorprendió porque se esperaba que Castro hablase mucho teniendo en cuenta los largos discursos que daba. “Fue todo lo contrario”, ha subrayado.

En estas reuniones, Castro exhibió su “vitalidad cultural e intelectual”, ha señalado Lombardi, quien ha destacado además que Fidel Castro reconocía el “liderazgo moral del Papa en el mundo”. También estaba ansioso por escuchar la “visión del mundo y la actualidad” de Francisco.

Texto completo del telegrama:

“Excelentísimo Señor Raúl Modesto Castro Ruz

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba La Habana

Al recibir la triste noticia del fallecimiento de su querido hermano, el excelentísimo señor Fidel Alejandro Castro Ruz, expresidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba, expreso mis sentimientos de pesar a Vuestra Excelencia y a los demás familiares del difunto dignatario, así como al Gobierno y al pueblo de esa amada nación.

Al mismo tiempo, ofrezco plegarias al Señor por su descanso y confío a todo el pueblo cubano la materna intercesión de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, patrona de ese país.

Francisco PP.”

 Fidel Castro, que falleció en La Habana a los 90 años de edad, fue un dirigente comunista que durante su vida pública se encontró en un ambiente cordial con tres pontífices católicos, los Papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Con Juan Pablo II se reunieron en Cuba en 1998 en la histórica visita del entonces Papa cuando el mundo asistió al encuentro de dos luchadores inclaudicables, carismáticos protagonistas del siglo XX e inicios del XXI. En marzo de 2012, cuando el Papa Benedicto XVI visitó Cuba, ya no era el presidente del país, pero sostuvo una reunión con el Pontífice a la que llevó a su esposa e hijos, y conversó sobre teología.

En el momento de la visita de Juan Pablo II las relaciones entre el Vaticano y La Habana, con gobierno comunista, salían de una larga etapa de tensiones iniciada a inicios de la década de los años 60 con el advenimiento del socialismo de Castro.

Castro, formado por jesuitas, y Karol Wojtyla se profesaron admiración y respeto mutuos. Cuando a los 84 años murió el pontífice en 2005 el líder cubano decretó luto oficial y acudió con Raúl a la nunciatura a firmar el libro de condolencia y a la misa fúnebre en la catedral de La Habana.

“Nos duele tu partida, inolvidable amigo, y deseamos con fervor que tu ejemplo perdure”, escribió el gobernante en el libro de condolencias.

Wojtyla fue un hombre “excepcional”, “luchador, tesonero e incansable”, afirmódías después en una intervención televisiva durante la cual aseguró que, contra algunas teorías de la época, el Papa no ayudó al desplome socialista ni buscó en su visita “el derrumbe de la revolución”.

Del 21 al 25 de enero de 1998 Juan Pablo II celebró en Cuba, donde el ateísmo fue doctrina oficial hasta los 90, cuatro misas públicas e instó al fin del embargo estadounidense.

“Que Cuba se abra con todas sus magnificas posibilidades al mundo y que el mundo se abra a Cuba”, afirmó en su recordado discurso.

Es su último mensaje fue más allá: “ninguna nación puede vivir sola. Por eso el pueblo cubano no puede verse privado de los vínculos con los otros pueblos”, afirmó el Papa y calificó de “injustas y auténticamente inaceptables” las medidas económicas“impuestas desde fuera del país”.

Castro siguió atentamente la última misa, que reunió a casi un millón de personas en Plaza de la Revolución, custodiada por el retrato del “Che” Guevara y el monumento a José Martí, el héroe nacional.

“Por todas sus palabras, aún aquellas con las cuales pueda estar en desacuerdo, en nombre de todo el pueblo de Cuba, Santidad, le doy las gracias”, dijo Castro al despedirlo.

Tras la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, las relaciones entre Iglesia y Estado mejoraron hasta un punto y se mantuvieron estables por más de una década en un estadio que ambas partes consideran como bueno, pero que tiene pendientes asuntos de conflicto, como son la participación de la Iglesia en los medios de información estatales, ahora limitada a fechas determinadas, la posibilidad de la Iglesia de poseer escuelas, y otros.

Con Benedicto XVI, que visitó oficialmente a Cuba en abril de 2012, Fidel Castro también conversó. “Soy viejo, pero puedo cumplir mis deberes”, comentó el Papa a Castro cuando hablaron de la edad en un encuentro cordial en la Nunciatura de La Habana. La conversación duró cerca de 30 minutos.

En 2014 las relaciones con el Vaticano llegaron a un clímax positivo cuando se reveló que el Papa Francisco fue un promotor principal de los acuerdos entre Cuba y Estados Unidos anunciados el 18 de diciembre de 2014 para normalizar sus relaciones.

El Papa Francisco, mientras visitaba Cuba, realizó el 20 de septiembre de 2015 una visita de cortesía a Fidel Castro. Francisco sostuvo un amplio intercambio con Fidel y coincidieron en importantes temas de interés vinculados a la causa de los pobres, la preservación de la paz y la supervivencia humana.

El ex presidente tuvo palabras de elogio hacia el Papa Francisco por su capacidad de comunicación, sus reiterados mensajes públicos de solidaridad a favor de los distintos estratos sociales y de compromiso en bien de la Humanidad.

El Papa Francisco expresó el agradecimiento a Cuba por su contribución a la paz y a la preservación de la especie humana en un mundo saturado de odio y agresiones.

Además, el 12 de febrero de 2016 Francisco eligió Cuba para reunirse con el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Moscú, Cirilo I. Lo hizo en una breve escala de su viaje a México.

Fuente Religión Digital

POST RELACIONADOS

Leave a Comment