Noticias 

La diócesis de Matagalpa pide rezar un millón de rosarios por la paz de Nicaragua

La Diócesis de Matagalpa (Nicaragua) que encabeza el Obispo Rolando José Álvarez Lagos inició una campaña denominada “Paz por Nicaragua: oremos por nuestra nación”, cuya finalidad llegar al millón de personas unidas en el rezo del Rosario por la paz de la nación centroamericana. Dicha campaña inició el 24 de septiembre, solemnidad de Nuestra Señora de la Merced, patrona de la ciudad de Matagalpa y culminará el 10 de noviembre, cuatro días después a las elecciones generales.

Según el comunicado emitido por la página web de la Diócesis de Matagalpa (situada en el interior del país) el objetivo de la campaña es: “Promover la oración del Santo Rosario por la Paz de Nicaragua, correspondiendo al llamado de la Santísima Virgen María de orar por la paz y reparación del Corazón de Nuestro Señor Jesucristo por los pecados cometidos contra la paz y tranquilidad de las familias nicaragüenses”.

Otro de los objetivos de la campaña nacional de oración es alcanzar el millón de “Me gusta” en la red social Facebook en el fanpage oficial e Instagram que simbolizan cada rosario que se ha orado por la paz de Nicaragua. Así mismo, invitan a difundir la iniciativa por medio de las redes sociales bajo el hashtag #PazParaNicaragua y en su sitio web www.pazpornicaragua.com

La Diócesis de Matagalpa es una de las más activas y dinámicas del país. Tiene como obispo a Monseñor Rolando Álvarez, un prelado joven con vasta experiencia en medios de comunicación y ha hecho de la comunicación uno de los pilares de su forma de evangelizar, abriendo nuevas emisoras católicas por toda su diócesis. Creando un canal de televisión y reforzando la emisora oficial del episcopado matagalpense, Radio Hermanos. Así mismo, destaca por su cercanía con la gente, y su labor misionera bajo el impulso del método de “nueva evangelización”.

El contexto

La campaña llega en un momento de creciente incertidumbre en el país sobre el futuro de Nicaragua después de las elecciones generales. El 6 de noviembre próximo los nicaragüenses están convocados a las urnas para elegir presidente, vicepresidente, 90 diputados a la Asamblea Nacional (unicameral) y 20 diputados ante el Parlamento Centroamericano (PARLACEN, con sede en Guatemala).

La justa electoral ha sido calificada de “farsa electoral” por la oposición, aglutinada en la Coalición Nacional por la Democracia (CND); ya que el gobierno del presidente Daniel Ortega por medio del Consejo Supremo Electoral (CSE) les despojó de la casilla en la que correrían en los comicios. Así mismo, los opositores señalan al mandatario de instalar un “régimen de partido único” al nominarse nuevamente como candidato a la presidencia tiendo como candidata a vicepresidenta a su esposa y actual vocera gubernamental, Rosario Murillo Zambrana.

En un comunicado sobre las elecciones emitido por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) el pasado 22 de agosto, los Obispos expresaron que ante las irregularidades del proceso electoral, cada ciudadano era libre de votar o no conforme a su conciencia.

“Ante las situaciones de hecho creadas por decisiones irregulares en torno a las próximas elecciones que han originado posturas y reacciones muy diversas en la población, deseamos iluminar desde nuestra fe como pastores de la Iglesia este momento histórico. Invitamos a que cada ciudadano frente a este proceso electoral decida y actúe desde el interior de su conciencia, libremente y sin miedo a ningún tipo de coacción exterior. Cada quien debe reflexionar con seriedad para decidir lo que considere más justo y conveniente para el presente y el futuro del país. Los creyentes deben acompañar esta reflexión del necesario discernimiento espiritual en la oración buscando con honestidad la voluntad de Dios”, señala en su primer punto el documento del Episcopado nicaragüense.

Los Obispos así mismo en ese mismo documento establecieron una jornada de oración permanente que iniciará el 6 de octubre hasta el 6 de noviembre (día de las elecciones).

“Les exhortamos para que recemos el rosario especialmente en el mes de octubre, personalmente y en familia, para pedirle a la Inmaculada Virgen María, Madre de Nicaragua, que acompañe a nuestro pueblo en su caminar histórico y nos ayude a vivir como ella abiertos a la novedad de Dios y llenos de esperanza por la llegada de su reino. Establecemos que en todas las parroquias de la provincia eclesiástica se organice una jornada de veinticuatro horas de oración y ayuno a partir del día 6 de octubre a las 6 de la tarde”, indicaron en ese momento los jerarcas católicos de Nicaragua.

Por Israel González Espinoza. Religión Digital

POST RELACIONADOS

Leave a Comment