Evangelio 

Evangelio del día Miércoles 21 de Septiembre

Fiesta de san Mateo, apóstol y evangelista

Santos del día: Profeta Abdías, San Jonás A.T., San Cuadrado de Grecia, San Pánfilo de Roma, Santos Eusebio y Néstor, San Cástor de Apt.

† Lectura del santo Evangelio según San Mateo 9, 9-13.

Jesús, al pasar, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió.
Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos.
Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?”.
Jesús, que había oído, respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.
Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Papa Francisco

Dios nos sorprende, Dejémonos sorprender por Dios. Y no tengamos la psicología de la computadora de creer saberlo todo. ¿cómo es esto? Un momento y la computadora tiene todas las respuestas, ninguna sorpresa.

En el desafío del amor Dios se manifiesta con sorpresas. Pensemos en san Mateo, era un buen comerciante, además traicionaba a su patria porque le cobraba los impuestos los judíos para pagárselo a los romanos, estaba lleno de plata y cobraba los impuestos. Pasa Jesús lo mira y le dice vení. Los que estaban con él dicen: ¿a este que es un traidor, un sinvergüenza? y él se agarra a la plata. Pero la sorpresa de ser amado lo vence y siguió a Jesús.

Esa mañana cuando se despidió de su mujer, Mateo nunca pensó que iba volver sin dinero y apurado para decirle a su mujer que preparara un banquete. El banquete para aquel que lo había amado primero. Que lo había sorprendido con algo más importante que toda la plata que tenía.

¡Déjate sorprender por Dios! No le tengas miedo a las sorpresas, que te mueven el piso, que te ponen inseguro, pero nos ponen en camino. El verdadero amor te mueve a quemar la vida aún a riesgo de quedarte con las manos vacías. (Homilía en Filipinas, 19 de enero de 2015)

Oración de Sanación

Jesús, mi Señor, te alabo y te bendigo en este día en el cual me invitas a la conversión profunda del corazón y a luchar para vencer todas mis preocupaciones. Comienzo mi carrera hacia una nueva vida centrada en Ti. Quiero sentirme amado y protegido por Ti, sentir que te pertenezco y que nada puedo hacer sin tu amor incondicional que me motiva a arriesgarme en la dura batalla por alcanzar tu Reino. Sé que contigo podré enfrentar toda adversidad, y aunque se me presenten situaciones que no podré controlar, me sentiré seguro porque Tú me vas guiando con tu mano poderosa, dándome fortaleza y seguridad.

Ven Señor, dame la posibilidad de vivir en los adentros del apasionado y ardiente fuego de tu sagrado corazón para que mi espíritu se llene de una vida pura, de una vida santa, de una vida hecha bajo el cincel de tus bendiciones. Quiero encontrar en Ti esa alianza perpetua de amor que me impulsa a vencer mis dificultades y a renovar mis fuerzas para quitar todos esos obstáculos que no me dejan crecer. Quiero pedirte que me regales un poco de serenidad para poder vivir mi conversión de la mejor manera posible y reflexionar sobre mis acciones pasadas.

Quiero sentirme protegido, amado y seguro. Pongo en tus manos todas las incertidumbres de mi vida y te digo confiado que te amo. Gracias por todos los consuelos que me has hecho experimentar a diario. Gracias por cuidarme y por darme esta nueva oportunidad de hacer mejor las cosas. Amén

Propósito para hoy:

Revisaré mi estilo de vida para descubrir todo eso que hago o digo que resulta ser incoherente con la fe que profeso.

Reflexionemos juntos esta frase:

“Ser cristiano implica renunciar a nosotros mismos, tomar la cruz y llevarla con Jesús. No hay otro camino”.. (Papa Francisco)

POST RELACIONADOS

Leave a Comment