Evangelio 

Evangelio del día Lunes 26 de Septiembre

Lunes de la vigésima sexta semana del tiempo ordinario.

Santo del día: Santos Cosme y Damián, Santa Teresa Courdec.

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 9, 46-50.

Entonces se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande.
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo,
les dijo: “El que recibe a este niño en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, recibe a aquel que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ese es el más grande”.
Juan, dirigiéndose a Jesús, le dijo: “Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros”.
Pero Jesús le dijo: “No se lo impidan, porque el que no está contra ustedes, está con ustedes”.

Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Papa Francisco

Jesús enseña a los apóstoles que hay que ser como los niños. Los discípulos discutían acerca de quién era el más grande entre ellos: había una disputa interna… el afán de hacer carrera, ¡eh! Estos que son los primeros obispos tenían esa tentación de hacer carrera. “Eh, yo quiero llegar a ser más grande que tú…”

No es un buen ejemplo lo que hacían los primeros obispos, pero es la realidad. Y Jesús les enseña la verdadera actitud, la de los niños, la docilidad, la necesidad del consejo, la necesidad de la ayuda, porque el niño es, precisamente, el signo de la necesidad de ayuda, de docilidad para ir hacia adelante… Éste es el camino. No quien es más grande.

Los que se acercan a la actitud de un niño están más cerca de la contemplación del Padre porque escuchan con el corazón abierto y dócil al ángel custodio. (Homilía en Santa Marta, 02 de octubre de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, en cada nuevo día que vivo, tu presencia me envuelve, me sana, me da vida, me anima y mueve mi corazón a tener actos de amor a través de la fuerza inspiradora de tu verdad. En tu Palabra siempre encuentro grandes lecciones de fe que me dejan admirado por tu grandeza y tu sencillez. Ayúdame a ser un instrumento tuyo para que los demás también experimenten un poco de tu bondad y tu gracia

Oh mi Dios, dame la fuerza, Jesús mío, para ser un testigo de tus milagros, para hacerte presente en las situaciones de cada día, para pertenecerme menos a mí mismo y a mis deseos humanos y pertenecerle más a tu providencia. Tú muestras tu amor por los enfermos y endemoniados, los sanas y les das nuevas fuerzas dándoles la capacidad de desarrollarse y mostrar al mundo que tu compasión llega a todos sin ningún tipo de distinción

Quiero siempre acudir a Ti con una fe valiente pero humilde, seguro de que me escuchas y me ayudas en lo que necesito para mantenerme firme en mis luchas y valiente para recorrer el camino que me has preparado

Si hay algo que puedo hacer siempre por los demás es orar por ellos. Confiado en esto, te pido por mi familia, sobre todo por aquellos que aún tienen ese corazón duro y no te aman lo suficiente como para acercarse a Ti. Sánalos de su dureza, ten compasión de mí que he sufrido insultos y rechazos de ellos por tratar de acercarlos a Ti. Envía tu gracia para que nos mantengas alejados de los vicios que dañan el alma y crean un abismo de distancia entre tu amor y nosotros. Confío en Ti. Amén

Propósito para hoy:

Voy a pedir la intercesión de María, para que me ayude a renovar mi deseo de ser fiel y perseverante en ese compromiso de oración en el que más fallo

Reflexionemos juntos esta frase:

“En los momentos difíciles de la vida, el cristiano encuentra amparo bajo el manto de la Madre de Dios”. (Papa Francisco)

POST RELACIONADOS

Leave a Comment