Evangelio 

Evangelio del día Lunes 05 de Septiembre

Lunes de la vigésima tercera semana del tiempo ordinario

Santos del día: San Lorenzo Justiniano, Beata Teresa Gonhxa Bojaxhiu

† Lectura del santo Evangelio según San Lucas 6, 6-11.

Otro sábado, entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada.
Los escribas y los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si curaba en sábado, porque querían encontrar algo de qué acusarlo.
Pero Jesús, conociendo sus intenciones, dijo al hombre que tenía la mano paralizada: “Levántate y quédate de pie delante de todos”. El se levantó y permaneció de pie.
Luego les dijo: “Yo les pregunto: ¿Está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?”.
Y dirigiendo una mirada a todos, dijo al hombre: “Extiende tu mano”. El la extendió y su mano quedó curada.
Pero ellos se enfurecieron, y deliberaban entre sí para ver qué podían hacer contra Jesús.

Palabra del Señor. 
Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión del Papa Francisco

Jesús pregunta a los fariseos: «¿Está permitido curar en sábado o no?», pero ellos no responden. Y que entonces Jesús toma de la mano al enfermo y lo cura, el Papa señaló que los fariseos puestos ante la verdad, callaban, «pero luego chismeaban a sus espaldas… buscaban la forma de que cayera». Jesús reprende a esa gente que «estaba tan apegada a la ley, que se había olvidado de la justicia», e incluso negaba la ayuda a los padres ancianos con el pretexto de haberlo dado todo como donativo para el Templo. Pero «¿quién es más importante? »- pregunta el Santo Padre – «¿el cuarto mandamiento o el Templo?»

Jesús nos toma de la mano y nos sana

Jesús se acerca: la cercanía es la prueba de que vamos por el camino verdadero. Porque es precisamente el camino que Dios ha elegido para salvarnos: la cercanía. Él se acercó a nosotros, se hizo hombre. La carne: la carne de Dios es el signo; la carne de Dios es el signo de la verdadera justicia. Dios que se hizo hombre como uno de nosotros, y nosotros que tenemos que hacernos como los otros, como los necesitados, como aquellos que necesitan nuestra ayuda.

La carne de Jesús, es el puente que nos acerca a Dios … no la letra de la ley: ¡no! En la carne de Cristo, la ley tiene su cumplimiento pleno y es una carne que es capaz de sufrir, que ha dado su vida por nosotros. Que estos ejemplos, este ejemplo de cercanía de Jesús, del amor, de la plenitud de la ley nos ayuden a no caer nunca en la hipocresía: nunca. Es tan feo ser un cristiano hipócrita. Tan feo. ¡Que Dios nos salve de esto! (Homilía en Santa Marta, 31 de octubre de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, te doy gracias por cada bendición que me haces llegar cada día a través de distintas personas y situaciones. Ven y regálame la fuerza necesaria para corresponder siempre con agrado y con buen ánimo. Me encomiendo hoy a tu divina voluntad, para que todo lo que haga y piense, esté completamente lleno de Ti y me des la capacidad de desarrollar mis tareas con esfuerzo, dedicación y amor.

Señor, Mi más grande anhelo es querer estar contigo, fuera de Ti: nada valgo y nada soy. Fuera de Ti, solo abunda el pecado y la astucia del demonio que intenta borrar toda forma de tener un encuentro personal contigo y con tu amor. Sé que estoy lleno de debilidades y las tentaciones siempre me asechan. Por eso te pido que vengas y sanes todo de mí, sana esa parálisis de mi alma que me va encerrando en actitudes hostiles y llenas de dolor.

Señor, Tú eres mi fuerza y mi esperanza. Tú siempre vas más allá de todo límite y acudes en mi necesidad aun cuando son muchos los que se oponen a nuestra relación sólo porque ya no creen en tu presencia ni en tus milagros. Te presento todas mis heridas, todas mis parálisis del cuerpo y del alma. Todo ese dolor causado por mis malas decisiones de vida y por no seguirte como debiera. Pongo mi esperanza en Ti para que le des sentido a mis acciones

Oh Dios del amor, sé que puedo contar con tu poderosa presencia que me anima siempre a perseguir el bien y a desechar toda situación de intente separarme de Ti. Extiendo ahora mi mano hacia Ti y me confío a tu compasión para que derrames tu bendición sobre mí y sanes todas mis dolencias con tu amor. Amén

Propósito para hoy:

Hoy, de camino al trabajo, miraré al rostro de algunas personas y rezaré un Padrenuestro por sus necesidades que de seguro las deben tener

Reflexionemos juntos esta frase:

“Un estilo de vida sobrio nos hace bien y nos ayuda a compartir lo que tenemos con quien pasa necesidad”. (Papa Francisco)

POST RELACIONADOS

Leave a Comment