Noticias 

El niño de Praga en el camino de nuestra peregrinación

-Praga, República Checa, Martes 27 de septiembre 2016.

El Niño Jesús de Praga (en checo Pražské Jezulátko) es una imagen de cera de Jesús en su etapa infantil, que se encuentra en la Iglesia de Santa María de la Victoria y San Antonio de Padua (Kostel Panny Marie Vít?zné), en la calle Carmelita del barrio de Malá Strana, en la ciudad de Praga (capital de la República Checa), lugar que visitamos como parte de nuestra peregrinación por Santuarios de Europa, Praga y Budapest con Monseñor Fabio Colindres, Obispo Castrense de El Salvador.

La estatuilla del NIÑO JESÚS DE PRAGA procede de España donde desde principios del siglo XVI fue parte de la propiedad de la familia Manriques De Lara. La estatuilla llegó a Bohemia en el año 1556 cuando se casó el noble Vratislav de Pernstejn con doña María Manriques De Lara que trajo a Praga la estatuilla como un paladio familiar. Ella enviudó y se volvió a casar. En 1628 volvió a enviudar y decidió encomendar la estatuilla a los Carmelitas que habían llegado a Praga unos cuantos años antes y se asentaron en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en el barrio de Malá Strana. La entregó al Prior Luis con las palabras: “Veneren a esta estatuilla y la fortuna les acompañará”.

No obstante, todo esto ocurrió durante la guerra de los Treinta Años y Praga sufrió ataques por los ejércitos enemigos. Cuando en 1634 llegaron a ocupar Praga los Sajones, los Carmelitas fueron expulsados y la Iglesia fue entregada a los luteranos que no veneran las imágenes, por eso la estatuilla terminó arrojada entre los trastos atrás del altar. En 1639 regresó a Praga el padre Cirilo a Matre Dei que se acordaba de la estatuilla del Niño Jesús. La limpió, colocó en su lugar original y rezó mucho al Niño Jesús por la salvación de Praga y todo el país. En ese momento oyó una voz: “Tened misericordia conmigo y yo la tendré con vosotros. dadme mis manos y yo os daré  mi paz” .

Leyendas piadosas sostienen que la imagen del Santo Niño de Praga una vez perteneció a Santa Teresa de Jesús y es considerada una imagen milagrosa. La estatua es conocida en todo el mundo y se encuadra dentro de las advocaciones del Niño Jesús, entre los que también se encuentran; el Santo Niño de Atocha en España y América Latina, el Santo Bambino de Aracoeli en Roma, el Niño pan en México, el Divino Niño Huerfanito de Pamplona, el Divino Niño de Colombia y el Niño Jesús de Escuque, en Escuque (Estado Trujillo) en Venezuela, y el Niño Dios de Sotaquí en Chile, entre otros.

2016-09-27-photo-00003594

Acá en Praga, como peregrinos, tuvimos la bendición de celebrar una Santa Misa en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, presidida por Monseñor Fabio Colindres y pudimos conocer y orar frente a la estatuilla del Santo Niño de Praga, que ha recibido varias distinciones papales, entre ellas; el Papa León XIII, instituyó la Congregación del Niño de Jesús de Praga en 1896, el Papa San Pío X, organizó la Cofradía del Niño Jesús de Praga en 1913, y más recientemente, el Papa Benedicto XVI, donó una corona de oro a la imagen durante su visita apostólica a la República Checa en septiembre de 2009.

La Fiesta del Niño Jesús de Praga se celebra actualmente el primer domingo del mes de junio, y su imagen, se venera en un rico retablo dorado en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y San Antonio de Padua, no muy lejos de la Catedral de Praga. En la iglesia también se encuentra el Museo del Niño Jesús de Praga, en donde se exponen todos sus mantos con trajes de otros colores litúrgicos, que cada cierto tiempo le son cambiados a la imagen.

La historia del Niño de Praga en Wikipedia afirma que la imagen fue esculpida en España en el siglo XVI, y que pasaba de padres a hijos varones de la familia de los Condes de Treviño y Duques de Nájera (Manrique de Lara).

Fernando II, Emperador de Alemania, para manifestar su gratitud a Dios por la victoria alcanzada en la batalla de la Montaña Blanca, fundó en 1620, en la ciudad de Praga, un convento de Padres Carmelitas. La imagen fue regalada en 1628 a los carmelitas descalzos que regentaban el convento (actualmente la Iglesia de la Virgen de la Victoria), por la princesa Polixena Pernstein, casada con el canciller del reino de Bohemia Sdenco Adalberto Popel von Lobcowicz. Ella a su vez había recibido la imagen como regalo de bodas de su madre, Doña María Manrique de Lara. La imagen, elaborada en cera, ha sido objeto de grandísima devoción hasta el momento presente, en que sigue recibiendo las peticiones de los fieles, teniendo una muy extendida fama de milagrosa. Durante el siglo XVII, sufrió diversos avatares, en el trascurso de los saqueos de Praga por tropas sajonas y durante la invasión sueca, en el trascurso de los cuales perdió los brazos, que hubieron de ser reemplazados por otros. La devoción a esta figura fue difundida en España y por todo el mundo por la orden de los Carmelitas

Sherman Calvo
Laus Deo

 

Noticias relacionadas:

Vía Crucis en Lourdes, Peregrinación

Peregrinos de El Salvador llegan a Lourdes

Virgen del Pilar nos recibe con símbolo patrio

POST RELACIONADOS

Leave a Comment