Fe 

El Santo Cura de Ars

Juan Bautista María Vianney (1786-1859), cariñosamente llamado el “Santo Cura de Ars”, es el patrón de los párrocos de la Iglesia Católica que se celebra el 04 de agosto.

Él fue un campeón de los pobres, de los penitentes y de la oración.

Su notable compromiso con su pequeña parroquia rural en Francia atraían a más de 100.000 peregrinos cada año. Las personas viajaban de todas partes de Europa para asistir a sus misas o sentarse en su confesionario, donde él pasaba hasta 16 horas al día oyendo a los penitentes.

El humor de Vianney era también notable.

Cuando un miembro de la jet set de París visitando Ars se quejó de la espera en la cola para la confesión, él le dijo que tendría que esperar incluso si fuera la Reina de Inglaterra.

Cuando Francois Dorel, un yesero local, visitó la iglesia durante un viaje de caza de patos con su perro en 1852, Vianney lo vio y le dijo:“Es muy de desear que tu alma fuera tan hermosa como la de tu perro”.

Vianney tenía una debilidad por los olvidados también. La Providence, un orfanato para niñas que Juan María Vianney inició en 1824, se puede encontrar hoy en la calle de la iglesia.

En el verdadero espíritu de San Vicente de Paúl, La Providence fue la respuesta de Juan María Vianney a la injusticia social de la pobreza nacional.

El orfanato es una casa modesta, blanca, de dos pisos, donde numerosas jóvenes adolescentes huérfanas y necesitadas de dirección espiritual y refugio aprendieron habilidades tales como la limpieza, de Catalina Lassagne, quien encabezaba la casa.

Uno de los grandes placeres de Juan María Vianney fue su catequesis del mediodía a las niñas huérfanas. De hecho, una vez que Ars se convirtió en un punto caliente para los peregrinos, la conversación del mediodía del Padre Vianney con las niñas se convirtió en un asunto lleno de gente, que tuvo que ser trasladado a la iglesia.

Esos sermones incluían una gran cantidad de temas.

Elogiaba la belleza de la oración:

“El alma debe moverse hacia la oración como un pez debe moverse hacia el agua; ambos son un estado puramente natural”.

Aconsejaba el amor por la cruz:

“Hijos míos, es amando la cruz que nos encontramos con la verdadera paz, no huyan de ella”

Y animaba al amor por la Eucaristía:

“No hay mejor manera de experimentar al buen Dios que encontrarlo en el perfecto sacrificio de la Misa”.

La parroquia de Ars fue cambiada, literalmente, en una comunidad de piedad, oración y paz celestial a través del sencillo ejemplo de la santidad de Vianney y el amor por su rebaño.

El Papa Juan XXIII, en su encíclica Nostri Sacerdotii primitiua de 1959, en el 100 aniversario de la muerte de Juan María Vianney, lo llamó un“modelo de vida sacerdotal y celo pastoral que ayudó a lograr resultados espectaculares raramente vistos en la historia.”

Laus Deo
Alabado sea Dios

POST RELACIONADOS

Leave a Comment